Apaga y vámonos

Jueves 12 de abril de 2018, por José Ignacio Galarza Mayorga




Como decía un viejo amigo de mi tierra soachuna: “Tengo una rara intuición”, y esa rarísima intuición me ha dado a pensar, porque se trata de mi tierra, por todo lo que ha pasado con la mayoría de quienes como alcaldes aparecen a “dirigirla” y, entonces, afortunadamente, he reconocido a esas personas que la han “dirigido”, y créanmelo o no, casi se me salen las lágrimas porque de inmediato recordé a aquellos que “con grandes programas” han llegado precisamente a “dirigirla” o a pretender, en muchas ocasiones, “comprarla”. ¿Y recuerdan ustedes todos aquellos que han venido a eso? Seguro que lo recuerdan porque no hace mucho tiempo, y ya vemos cómo ha quedado siempre nuestra Soacha.

Y por eso recuerdo ahora al filósofo Protágoras que tenía por norma que fuese el discípulo quien aprobara el precio que el maestro pedía por sus enseñanzas y en caso de que aquel estuviera inconforme, debía ir a un templo y bajo juramento depositar allí lo que consideraba justo.

Pero el precio de la Alcaldía es muy alto, por ejemplo para el señor Juan Carlos Nemocón, porque en el tiempo de su mandato, como primer funcionario municipal, consiguió entregar a sus amigos, como si se tratara de un trofeo ganado en franca lid, el monto total del dinero asignado para el Hospital de Soacha que ascendía a la cantidad de $47.738 millones, para que lo usaran dizque para la construcción del Hospital de nuestra tierra. Y ¿en dónde está ese dinero? Y ¿qué hicieron los saltimbanquis que llegaron por él para la construcción de la obra que tenía como finalidad inmediata? Porque llevaron estos descerebrados hasta amigos y antiguas empleadas para que, como trabajadoras municipales, prepararan el terreno, con la complicidad del Alcalde, para la posterior licitación que se ganaron, pero seguimos esperando la construcción del Hospital, porque tal dinero se evaporó, como dicen los hampones.

¿Qué ha dicho de esto el famosísimo ex alcalde Nemocón? Se sabe en dónde está? Vive, acaso, con sus amigos y ex empleadas llevadas a la Alcaldía para preparar la entrega del dinero a sus amigos “constructores de Hospitales”? Estos sujetos y el ex alcalde Nemocón, están presos? En qué centro de reclusión de mujeres están “las empleadas” designadas por Nemocón para preparar lo correspondiente a la licitación y adjudicación del contrato? Qué ha hecho el actual Alcalde para conseguir la devolución del dinero entregado a tan famosos constructores y brillante Alcalde, o los funcionarios encargados para tal efecto? Qué piensan de estos hechos y que actividades han tenido el Concejo, la Personería, La Contraloría y la Gobernación del Departamento, y quién era la asesora jurídica de la Alcaldía de Soacha al momento de la licitación y adjudicación del contrato del Hospital, que responde al nombre de Nancy Stella Patiño León, de quien se sabe trabajó desde 2.002 hasta 2.012 con el abogado Manuel Sánchez, uno de los testigos del carrusel de contratos e Bogotá. En 2.006 ella era subgerente cuando desde esa oficina se acordaron coimas con contratos (Caracol.com co). Además, se pueden leer columnas afines: Qué curioso. Todo aparece por todas partes, pero nadie sabe nada. Será que el Alcalde actual ya sabe algo pero no dice nada? Nos podía contar, por ejemplo y para nuestra satisfacción, que existe una denuncia penal y en donde?

¿Por qué al exalcalde Nemocón, creador de tan gravísimo problema, sigue mudo? No hay, acaso médicos que le puedan solucionar tan terrible problema o quien le enseñe a comunicarse con las manos que para él debe ser más fácil?
Además, qué ha hecho el actual Alcalde para, por lo menos, conseguir el dinero entregado por su antecesor? Qué han hecho al efecto el Concejo, la Contraloría, la Personería, la Gobernación para que el dinero entregado aparezca por obra y gracia del Espíritu Santo? Nadie es capaz, en Soacha, de poner una denuncia penal por semejante felonía que bien podía llevar a la cárcel al ex alcalde Juan Carlos Nemocón y a sus amigos contratantes de la obra, responsables del dinero recibido? Además, ¿no deben, siquiera, rendir declaración sobre el tema las secretarias que manejaron el trabajo, Nathaly Sierra Peñuela y Dora Vera? Acaso no están en tela de juicio $47.738.498.333? Nos da miedo denunciar a quienes intervinieron en la licitación? Nos da miedo denunciar al ex alcalde y demás empleados que conocieron el caso? Si es así, designemos nuevamente de Alcalde al señor Nemocón, y apaga y vámonos.

“Aunque la Fiscalía General y la Procuraduría iniciaron en abril (2015) pasado una minuciosa revisión al polémico contrato adjudicado por el alcalde de Soacha para construir el nuevo Hospital en el sector de Terreros, meses después, no se conocen resultados de dicha investigación. Sin embargo es claro que la adjudicación se hizo en el gobierno de Juan Carlos Nemocón, siendo Secretaria de Salud Nathaly Sierra Peñuela.

En un dudoso proceso licitatorio que duró tan solo cinco días, la Alcaldía de Soacha adjudicó el 31 de diciembre de 2.014 la construcción del nuevo hospital, el cual terminó en manos de un consorcio que aparentemente no cumplía con la experiencia requerida.”

Además, todos los soachunos vivimos pensando que, definitivamente, en la adjudicación del contrato para la construcción del Hospital hubo gato encerrado. Y que el Alcalde de la época está en mora de explicar lo sucedido, responder por el dinero, o que lo lleven preso de inmediato.

Este es un espacio de opinión: Este espacio que busca crear un foro de construcción social, de convivencia y reflexión, no es un escenario de ataques al pensamiento contrario. Las opiniones expresadas en los comentarios o artículos de opinión no reflejan el pensamiento o filosofía de PeriodismoPublico.com que no se hace responsable por las consecuencias que ellas pudieren acarrear a favor y/ o en contra de otros usuarios o de terceros, ni garantiza su calidad o idoneidad.