Bomberos de Nilo y Choachí suspenden sus actividades

Sábado 6 de enero de 2018




Los rescatistas voluntarios piden renovación de convenios por parte de las administraciones para seguir prestando sus servicios. La Gobernación hace un llamado a las alcaldías locales para que reactiven lo más pronto posible los presupuestos.

Los bomberos voluntarios de Cundinamarca denuncian que están en el limbo. Transcurridos tres días del nuevo año, según afirman, no les han renovado los convenios que les garantizan el desarrollo de sus tareas: la gestión del riesgo contra incendios, la atención de incidentes con materiales peligrosos e incluso el rescate de ciudadanos. “Es un servicio público esencial”, indica el capitán Álvaro Farfán, delegado departamental del organismo, quien añade que de los 85 cuerpos de bomberos de Cundinamarca, solo tres han firmado acuerdos con las administraciones municipales.

Wilson García, director de la Unidad de Gestión de Riesgo de Cundinamarca, resalta que este tipo de inconvenientes son normales durante los primeros días del año, pero instó a las administraciones municipales a dar celeridad a estos procesos. “Los bomberos no pueden interrumpir sus funciones, deben continuar de manera permanente porque la misma ley los obliga a ello. Tenemos que influenciar para que los alcaldes, en el menor tiempo posible, adelanten los convenios. Porque eso les garantiza los recursos económicos”.

Por otra parte, Farfán denuncia que en algunos casos las administraciones municipales dilatan el proceso con el argumento de que no pueden celebrar contratos por la entrada en vigencia de la ley de garantías. “La celebración de convenios o contratos entre las alcaldías y los cuerpos de bomberos voluntarios no va en contravía con dicha ley”.

En ese sentido, la Unidad de Gestión de Riesgo reconoció que algunas administraciones tienen dudas sobre la aplicación de la norma: “Debemos dar una claridad absoluta de que la ley de garantías no tiene nada que ver con los convenios con los bomberos”.

Ante esta situación, los cuerpos de emergencia de los municipios de Nilo y Choachí declararon el cese de actividades hasta que no se haga la renovación de los convenios. “Vamos a dejar una persona encargada para cuidar los bienes y responder ante una eventual emergencia, en la que pueda verse implicada la vida de una persona. Pero, en cuanto a otro tipo de emergencias, no estaríamos prestos, ya que no queremos comprometer la vida de nuestros bomberos que están sin seguridad social”, expresó el teniente Javier Salamanca, miembro del cuerpo de bomberos del Nilo.

Por su parte, el secretario de Planeación de ese municipio, William Alberto Jiménez Arévalo, indicó que a pesar de que los bomberos voluntarios entraron en cese de actividades, la comunidad no se quedará sin servicio de atención a emergencias, por lo que están contemplando realizar otras alianzas. Agregó, además, que dicha renovación “tiene que quedar lista entre esta y la otra semana”.

La decisión de los bomberos de suspender las actividades -aseguran- está antecedida por un hecho ocurrido en 2015, cuando el personal trabajó durante cinco meses, pero sin presupuesto. “No queremos que esta situación se repita”, advierte el teniente Salamanca.

Fuente: El espectador

Este es un espacio de opinión: Este espacio que busca crear un foro de construcción social, de convivencia y reflexión, no es un escenario de ataques al pensamiento contrario. Las opiniones expresadas en los comentarios o artículos de opinión no reflejan el pensamiento o filosofía de PeriodismoPublico.com que no se hace responsable por las consecuencias que ellas pudieren acarrear a favor y/ o en contra de otros usuarios o de terceros, ni garantiza su calidad o idoneidad.