El vendedor informal de Soacha que se convirtió en abogado

Viernes 13 de abril de 2018




Luis Fernando López Peralta estuvo durante 20 años en las calles de Soacha ofreciendo mercancía para ganarse un sustento y llevar comida a su familia. Pero su propósito de superación le permitió ingresar a la universidad a estudiar derecho cuando tenía 42 años, y aunque tuvo que aplazar la carrera por falta de dinero, hoy es un abogado titulado que se convirtió en ejemplo de superación.

JPEG - 24.8 KB
Luis-Fernando-López-

Luis Fernando pasó parte de su vida caminando las calles, especialmente la 13 entre la Autopista y el parque, para estar pendiente de sus compañeros y luchar a favor de los derechos de los vendedores, por eso durante cerca de doce años estuvo liderando la Asociación de Vendedores Informales Unidos de Soacha ASVIU.

Así habló Luis Fernando para Periodismo Público:

Usted tiene 50 años y recién se graduó de abogado en la Universidad Republicana, pero ¿cuándo decidió pasar de las calles a las aulas de clase y enfrentar una carrera universitaria?

En el gobierno del Dr. José Ernesto Martínez, un comandante de policía de la época dijo que yo era un sinvergüenza que alcahueteaba las ventas de drogas en la calle con mi organización. Ese día y a pesar de mi inexperiencia, le hice caer en cuenta que él era la autoridad y no yo. Luego me fui para mi casa y le dije a mi señora que en mi vida era necesario un título o una tarjeta profesional, y en ese momento nació la idea de estudiar.

Y ¿por qué derecho?

Porque me gusta ser líder, colaborar con la comunidad, leer mucho y hoy en día se ha cumplido ese proyecto.

¿Cuánto tiempo duró sin estudiar?

Terminé tercero bachillerato a los 18 años, a los 31 concluí el bachillerato y después, a los 42, ingresé a la universidad. Todo el mundo se reía en la calle 13 cuando estudiaba sentado en una sillita preparando el Icfes. Quedé entre los 700 a nivel nacional y me llegaron 3 becas de diferentes universidades, hecho que aproveché para continuar mis estudios.

¿Hoy cuantos años tiene?

Tengo 50 años y recién me gradué porque me tocó suspender la carrera 2 años por falta de dinero, pero durante ese periodo de transición hice la especialización y en junio me entregan la tarjeta de derecho laboral y seguridad social para todos los pensionados que me están leyendo.

Usted habla de becas. ¿Hay apoyo para que las personas adultas puedan estudiar?

Sí señor. El problema es que uno no tiene conocimiento pero existe la Fundación Carolina en España que otorga becas para ir allá a estudiar Maestrías. Nosotros ya hicimos la inscripción porque queremos hacer una Maestría si Dios nos ayuda y nos otorgan la beca.

¿Y hoy cómo se siente con el título de abogado y con ganas de estudiar maestría?

Me siento como niño de 3 años cuando lo llevan al jardín, contento, feliz y lo más importante es el ejemplo para mis hijos, que son menores de edad. Mi hijo de 15 años me dijo: “papá, yo tengo que superarlo a usted”, y eso me llena de alegría y satisfacción.

Entiendo que su señora madre vive. ¿Qué le dijo ella cuando supo que se graduaría de abogado?

Cuando ella supo me dijo: “Papito, que felicidad poderlo acompañar a mis 80 años y disfrutar este título”, y la verdad lloró de la felicidad.

¿Y sus compañeros en las calles?, ¿ha tenido la posibilidad de hablar con ellos?

Hemos tenido la posibilidad de hablar con algunos y la verdad muy contentos; además las primeras autoridades del municipio me han acompañado, me han dado la oportunidad de trabajar con la administración y gracias a eso pude terminar mi carrera, porque como usted lo sabe, empezar es fácil pero terminar es muy difícil.

¿Qué sintió a estas alturas de la vida recibir ese cartón y compartir con la familia este logro?

Quiero agradecerle a usted porque desde hace 10 años me ha brindado los espacios para poder luchar por nuestros derechos. Como vendedor de la calle un día tome la decisión de estudiar y gracias a Dios se cumplió este proyecto y sentí una gran felicidad al ver a mis hijos menores de edad y a mi señora madre ya con 80 años, disfrutar de este triunfo. Creo que nunca es tarde para intentar conseguir los objetivos que uno se trace en la vida.

Usted es muy conocido en el mundo de las ventas ambulantes. ¿Lo sigue haciendo?, o ¿ya dejó ese negocio?

Mi señora sigue trabajando, pero ella ya ingresó a la universidad y dice que quiere ser igual a mí; yo le digo que debe ser mi bastón y mi soporte para salir adelante. Ella me colaboró durante estos 10 años de proyecto, ahora mi compromiso es ayudarla para que sea una excelente profesional.

¿Cuánto tiempo duró en las calles vendiendo?

20 años, pero en la calle tenía una mentalidad de superación y yo sabía que algún día tenía que estudiar. Además hay un caso muy especial en mí y es que yo no puedo ver por el ojo izquierdo. Cuando me ponían a leer esos códigos me dolían mucho los ojos, entonces descansaba 10 minutos y a leer de nuevo.

Y liderando la Asociación Soachuna de Vendedores Informales Unidos, Asviu, cuánto duró?

Duré como 12 años buscando un proyecto para todas estas personas que en verdad lo requieren y que sea esta la oportunidad y el ejemplo para invitarlos a que también se superen. Le decía a las administraciones anteriores del municipio que por qué no brindaban la oportunidad o el espacio para que nuestros hijos estudien y así cortar de raíz este problema de la calle. Porque mire mi ejemplo de hoy en día, me puedo ir tranquilo, defender a mi familia, sacarla adelante con este proyecto de vida que gracias a Dios terminé y seguir avanzando.

Finalmente, don Luis, un mensaje para todos, especialmente para los vendedores de la calle y para quienes piensan que después de los 40 años no se puede hacer una carrera universitaria.

A mí me decían algunas personas – y me lo siguen diciendo- que para qué estudiar después de viejo? Mire la respuesta muy sabia: porque Dios me ha regalado mucha inteligencia y sabiduría para mejorar mi calidad de vida y la de mi familia. En mis últimos añitos no voy a sufrir porque soy un profesional con una especialización y puedo conseguir fácilmente trabajo, la comida de mi familia, darles ejemplo a mis hijos y sacarlos adelante para que sean unos excelentes profesionales.

JPEG - 23.5 KB
Luis-Fernando-López-

Fotos: cortesía familiar

Este es un espacio de opinión: Este espacio que busca crear un foro de construcción social, de convivencia y reflexión, no es un escenario de ataques al pensamiento contrario. Las opiniones expresadas en los comentarios o artículos de opinión no reflejan el pensamiento o filosofía de PeriodismoPublico.com que no se hace responsable por las consecuencias que ellas pudieren acarrear a favor y/ o en contra de otros usuarios o de terceros, ni garantiza su calidad o idoneidad.