En Boyacá cambian bolsas de plástico por canastos de fibra

Sábado 19 de mayo de 2018




La campaña "Más fibra, menos plástico" fue impulsada por la Gobernación de ese departamento y repartió 3.270 canastos a los tunjanos que cambiaron sus residuos plásticos en una jornada de trueque.

La plazoleta de Las Nieves, en Tunja, amaneció con 3.270 canastos de fibra tejidas por artesanos boyacenses y una fila de personas para reclamarlas.

La campaña “Más fibra menos plástico” fue impulsada por la Gobernación de Boyacá, y según el balance, los tres mil canastos se quedaron cortos. La campaña consistió en que si un ciudadano traía 30 bolsas plásticas, 30 tapas plásticas, 10 botellas PET grandes (de más de un litro), 20 botellas PET pequeña o 10 pilas se lo cambiaban por un canasto. Si llevaba 1 monitor (CPU, escáner o impresora), 1 teclado (con mouse), 1 electrodoméstico o 5 bombillos, le daban dos canastos.

La campaña se dio en el marco del Día Internacional del Reciclaje “Son $ 161.984 millones los que están permitiéndonos fortalecer la cultura del cuidado y la conservación”, aseguró el gobernador, Carlos Amaya.

Los canastos entregados son típicas artesanías tunjanas hechas con chin. Según Artesanías de Colombia, “la actividad artesanal con chin se encuentra muy arraigada entre comunidades campesinas de Boyacá, tales como Tenza, Ráquira, Tinjacá, Moniquirá, Guacamayas y Soatá (Solano 1974), Nariño, específicamente en El Tambo y San Pablo y en Sibundoy, Putumayo (Linares 1993, 1994), con algunos pequeños núcleos en Cundinamarca en Guaduas, pero sobre todo en Boyacá”.

Según la gobernación, los canastos fueron elaborados cuidadosamente por 150 artesanos de tres asociaciones de los municipios de Tenza y Sutatenza, beneficiando a 80 familias, además en la plazoleta hubo una muestra de cestería en esparto de Ráquira, cestería en Fique de Tunja, cestería en bejuco y caña brava de Socha, cestería en esparto de Duitama, paja blanca de Tibaná y cestería en chin de Tenza y Sutatenza

Al chin también le llaman cañabrava, carrizo, juco, lata y popo en el resto del país.

Según la cuenta de Boyacá Bio, la campaña “Más fibra, menos plástico”, busca reemplazar el plástico por fibras vegetales para proteger las 688.000 hectáreas de páramo, los 1.230 humedales y las 10 cuencas hidrográficas de Colombia.

También se habilitó un mercado campesino en la Plazoleta para comprar hortalizas hidropónicas y orgánicas, aromáticas frescas y procesadas, encurtidos y frutas.

Fuente: Elespectador.com

Este es un espacio de opinión: Este espacio que busca crear un foro de construcción social, de convivencia y reflexión, no es un escenario de ataques al pensamiento contrario. Las opiniones expresadas en los comentarios o artículos de opinión no reflejan el pensamiento o filosofía de PeriodismoPublico.com que no se hace responsable por las consecuencias que ellas pudieren acarrear a favor y/ o en contra de otros usuarios o de terceros, ni garantiza su calidad o idoneidad.