Finalizan obras de Adecuación Hidráulica del Río Bogotá

Soacha, uno de los municipios beneficiados

Viernes 10 de noviembre de 2017




Las obras duplican el ancho del Río, minimizando los riesgos de desbordamientos e inundaciones en Bogotá, Cota, Mosquera, Funza y Soacha. En el proceso se extrajeron 8 millones de m3 de sedimentos y basuras del afluente, y se sembraron 120 mil árboles en la ronda.

JPEG - 40 KB
adecuación-hidráulica-río-Bogotá

Después de 4 años de obras, el Río Bogotá recuperó su capacidad para transportar agua en su cuenca media. La Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca -CAR-, finalizó las obras de Adecuación Hidráulica en el afluente, cuyo objetivo consistió en minimizar los riesgos de desbordamientos e inundaciones en los municipios de Cota, Mosquera, Funza y Soacha, y en las localidades de Suba, Engativá, Fontibón, Kennedy y Bosa, en Bogotá.

La obra concluye con 68 kilómetros intervenidos entre Puente La Virgen, en el municipio de Cota, y las compuertas de Alicachín en Soacha. El Director General de la CAR Cundinamarca, Néstor Guillermo Franco, señaló que “en una primera etapa, el proceso consistió en la adquisición de predios para devolverle al Río 6 millones de metros cuadrados de ronda y zonas de amortiguación, entre meandros, humedales y una nueva área de ‘playa’ ”.

Dentro de esos lugares, se destacan 7 áreas de inundación controlada que comprenden 2 millones de metros cuadrados, habilitadas por la CAR para que el Río pueda descargar excesos de agua en las temporadas de lluvias, sin perjudicar a la población.

En segundo lugar, la Corporación trasladó y reforzó el jarillón del Río, duplicando su capacidad para transportar agua. El ancho del afluente, que era de 30 metros en promedio, ahora tiene 60 metros en su cuenca media. Después de este proceso, se inició el dragado del Río para retirar cerca de 8 millones de m3 de sedimentos y basuras. A partir de tal intervención, el afluente comienza a ser navegable en su cuenca media, quedando pendiente la depuración de sus aguas.

Como parte de la rehabilitación ecológica en la ronda del Río, la Corporación completó la siembra de cerca de 120 mil árboles, de los cuales el 95% pertenece a especies nativas. El objetivo es que estas plantas vuelvan a colonizar espacios en donde habían sido desplazadas y puedan consolidar, progresivamente, el ecosistema de ribera. Dentro de las especies sembradas, se encuentran: Roble, Arrayán, Nogal, Magnolio y Sangregado, entre otros. Las especies exóticas elegidas para la siembra no generan daño ambiental alguno y sí aportan al componente paisajístico del proyecto, además de cumplir funciones en la atracción de fauna. Así entonces, todo este proceso ha favorecido el regreso de especies de aves al Río, tales como el Pato Canadiense, el Lechuzón Orejudo y la Monjita.

Parque Lineal

Del mismo modo, la Corporación avanza en la construcción del Parque Lineal “Río Bogotá” de 68 kilómetros de extensión que generará conectividad peatonal entre Soacha y Cota, pasando por Bogotá. El parque representa una apuesta hacia la generación de sentido de pertenencia ciudadana en torno al Río y se proyecta como un sendero de interpretación que conectará puntos de avistamiento de aves, embarcaderos y humedales, para promover la recreación pasiva.

Para lograrlo, se llevó a cabo un proceso de recuperación de ronda y de espacio público que incluyó el trabajo con las comunidades, buscando garantizar una relación ciudadanos-Río distinta. Claros exponentes del proceso fueron los trabajos adelantados con la comunidad que antes vivía en la ronda del afluente, en El Porvenir (Mosquera), y los habitantes del barrio San Nicolás, en el municipio de Soacha.
Lecciones aprendidas

De acuerdo con el Departamento Administrativo Nacional de Estadística –DANE-, durante el Fenómeno de la Niña, que tuvo lugar entre el 2010 y el 2011, más de 34 mil personas de Cundinamarca resultaron damnificadas por las fuertes lluvias, desbordamientos e inundaciones. En Bogotá, la cifra alcanzó las 1.800 personas damnificadas.

Fueron aproximadamente 4 mil hectáreas inundadas, específicamente por el Río Bogotá, el cual reclamaba sus terrenos para descargar excesos de agua en crecientes extraordinarias. Con el proyecto de Adecuación Hidráulica, se logra dar solución a esta situación, brindando tranquilidad a los habitantes de las zonas aledañas al afluente y devolviéndole a este sus zonas de amortiguación.

Por su parte y por cuenta de las fuertes lluvias del pasado 1 de noviembre, la Dirección de Monitoreo Modelamiento y Laboratorio Ambiental de la CAR, indicó que el Río llegó a transportar 39 mil litros de agua por segundo, según mediciones registradas a la altura del Aeropuerto El Dorado. Franco destacó que no se presentarán inconvenientes atribuidos a los niveles del afluente, "gracias a las obras, la población ribereña en la cuenca media ya no sufre zozobra cuando vienen precipitaciones como las de ayer".

Este es un espacio de opinión: Este espacio que busca crear un foro de construcción social, de convivencia y reflexión, no es un escenario de ataques al pensamiento contrario. Las opiniones expresadas en los comentarios o artículos de opinión no reflejan el pensamiento o filosofía de PeriodismoPublico.com que no se hace responsable por las consecuencias que ellas pudieren acarrear a favor y/ o en contra de otros usuarios o de terceros, ni garantiza su calidad o idoneidad.