¿Hasta cuándo?

Viernes 10 de marzo de 2017, por José Ignacio Galarza Mayorga




Se dijo, claramente, por todos los medios que llegaron nuevas disposiciones de orden judicial que gran favor le iban a prestar el país y, naturalmente, a nuestro Municipio, que, para vergüenza, de todos sus hijos y residentes muestra cada día graves delitos que, desde hace mucho tiempo vienen siendo el dolor de cabeza para la gente de bien que allí reside.

El Estado, para defender a la gente de bien, que todavía existe, en el país y especialmente, en Soacha ,pretende mediante disposiciones legales proteger a todos los allí residentes y defenderlos de los hampones que han llegado a nuestra tierra, que no pueden seguir haciendo de las suyas por falta de normas que impongan la tranquilidad a sus habitantes y, para impedir la violencia, hurtos y robos, por quienes han querido convertir al Municipio en fétida sentina y en muchas ocasiones con la sordera e incapacidad y falta de buen gobierno de quienes desde la Alcaldía han sido incapaces de controlar los delitos que diariamente se han venido cometiendo ante la ceguera casi complaciente de algunos funcionarios de turno que, por nuestra tierra solo han tenido la forma de demostrar su incapacidad y casi complacencia con los hampones que en algunas ocasiones hasta han vivido cerca de sus casas y no los han logrado detener.

Han sido incapaces de gobernar una tierra cuyos miles de habitantes se merecen el respeto y la consideración que como humanos y gentes de bien se lo han ganado, y porque algunos de los alcaldes que han gobernado, en los últimos años, han olvidado sus funciones, porque el cargo les ha quedado grande o han ignorado “que la integración en su cultura aparece como menos intensa y más dificultosa en las sociedades complejas y atomizadas, en las que los lazos comunitarios son raros y tienden a degradarse constantemente.”

O, por qué los anteriores Alcaldes no pretendieron siquiera la integración de las gentes que llegaron a Soacha por diversas razones y ni siquiera trataron el tema, o ignoraban que “la cultura que es un hecho social, un producto de la interacción de fuerzas de uno u otro sistema de relaciones sociales, refleja a la vez que lo condiciona, el carácter de la sociedad organizada; la cultura, conjunto coordinado de valores y funciones socialmente definidos, necesita para desarrollarse un marco social, y cada individuo participa en su cultura en grado y manera variables, según su situación efectiva en la sociedad. De ahí que no se pueda hablar de una integración total y absoluta del individuo en su cultura, ni tampoco de una forma o modelo único y estandarizado de integración para todos los individuos de una misma colectividad. La antropología cultural muestra que el grado máximo de homogeneización cultural y de integración individual, sin ser nunca absoluto, se da en las pequeñas comunidades. Por el contrario, la integración del individuo en su cultura aparece como menos intensa y más dificultosa en las sociedades complejas y atomizadas, en las que los lazos comunitarios son raros y tienden a degradarse constantemente…..” (Enciclopedia Sal vat, Tomo 6 Pags 4157 y 4158 Crisis d•sola El País Tomo 6) .

Alguna vez las autoridades de Soacha habrán tenido en cuenta estas situaciones que se han presentado en nuestro Municipio y que son el principio y fin de la inmigración de sus nuevos residentes y los problemas que aún se vienen observando o ¿Qué hemos hecho al respecto? ¿Qué clase de gentes nos llegan o nos han llegado? ¿Qué hacemos con los que delinquen? ¿ Por qué Hay tanto delincuente suelto? ¿No hubo aumento de la Policía?

Hemos visto en este mismo periódico que el 9 de febrero, por ejemplo, aumentaron casos de inseguridad, hurto callejero, raponeo, atraco, consumo y venta de sustancias alucinógenas, robo de vehículos de servicio público. Un asalto dentro de un colectivo en Quintanares y uno en Santo Domingo. Otro en Brayan Vergara perpetrado por dos jóvenes en moto que robaron un celular y un anillo. ¿Acaso la policía no temía todo `preparado con ocasión de la vigencia del nuevo Código de Policía? ¿La Policía no está lista y preparada para aplicar las nuevas normas?

Es que todo viene de tiempo a y muchos de los componentes de anteriores gobiernos se creían enviados del más allá y pretendían gobernar como tales, pero casi al final de sus mandatos se dieron cuenta que eran humanos e ignorantes.

Muchos esperaban la actuación de dioses de un nuevo Olimpo y, ahora se lo encuentran habitado por seres humanos, con la particularidad de que sus ambiciones superan ampliamente la medida de sus ambiciones y, afortunadamente, para bien de su tierra, ahora gobiernan como seres humanos y razonan ignorando a quienes reemplazaron. Para nuestra fortuna, porque como he dicho en otras ocasiones, fueron unos incapaces y solo sirvieron para demostrar con absoluta claridad su ignorancia, ineficacia y capacidad para favorecer a sus amigos y familiares.

¿Y la Policía qué? ¿Qué pasó con los programas que exponían a través del Noticiero de este Periódico? ¿Van a cambiar todo o algo les queda? Amanecerá y veremos, porque existe una demanda sobre el nuevo Código de Policía que tanto nos gustó a todos, pero fue demandado y no sabemos qué va a pasar, porque según El Tiempo tiene 35 demandas y la Corte Constitucional ha admitido 15 y las 20 restantes están en revisión. Se alega entre otros temas, que se legisló sobre lo que corresponden al Congreso y el deber de dar aviso previo a las autoridades sobre reuniones y manifestaciones públicas y la inviolabilidad del domicilio, etc etc

Finalmente, debemos hacer una pregunta con ocasión de la “libertad, por vencimiento de términos” de un coronel detenido como posible responsable de falsos positivos de jóvenes de Soacha. Es que todavía existe en la justicia colombiana esa aberración?
¿Hasta cuándo?

joseignaciogalarza@yahoo.es

Este es un espacio de opinión: Este espacio que busca crear un foro de construcción social, de convivencia y reflexión, no es un escenario de ataques al pensamiento contrario. Las opiniones expresadas en los comentarios o artículos de opinión no reflejan el pensamiento o filosofía de PeriodismoPublico.com que no se hace responsable por las consecuencias que ellas pudieren acarrear a favor y/ o en contra de otros usuarios o de terceros, ni garantiza su calidad o idoneidad.