La constructora que engañó a más de 150 familias en Soacha

Jueves 4 de mayo de 2017




En 2013 inició en la comuna uno de Soacha un llamativo proyecto de vivienda denominado “Pradana”, pero lo que nunca se imaginaron sus más de 150 compradores es que se trataba de una estrategia confusa que terminó en engaño. Todos pagaron sumas desde 5 hasta 30 millones de pesos y es la hora que no les entregan el apartamento ni les devuelven el dinero.

El proyecto inició legalmente bajo licencia de construcción concedida por la curaduría urbana 2 del municipio de Soacha, ofreció al público un gran desarrollo urbanístico del cual se beneficiarían más de 150 familias. Hoy, cuatro años después, la historia para los compradores no es como la imaginaban.

El proyecto parecía en principio tener un gran futuro, y el diseño de las viviendas junto a otros beneficios que ofrecía la urbanización fueron claves para que cientos de familias invirtieran tras el sueño de una casa propia y vida digna, pero con el pasar del tiempo la historia se fue tornando confusa para los compradores, quienes a pesar de consignar los dineros pactados con Ingecasa Ingenieros S.A, no percibían el avance de las obras; sumado a ello se veían influenciados a firmar prórrogas en distintos momentos, las cuales hacían cada vez más indeterminado el tiempo de entrega de las viviendas.

“Confiamos en ellos, pero ya estamos en el 2017 y son cuatro años que lleva este proyecto y nada que hay solución… Ni apartamento ni plata, nos mandan cartas pero no nos dicen cuándo nos van a pagar; ellos pidieron que nos retractáramos y mandáramos las cartas para desistir del proyecto, lo hicimos y nos dijeron que de dos a tres meses nos regresarían el dinero, pero nada”, aseguró Manuel Oliveros, comprador de Pradana.

En el año 2015 la constructora Ingecasa determinó el cese de las obras sin manifestarlo a todos los compradores, quienes en medio de distintas situaciones se encontraron con el panorama desolador de una estructura sin terminar en medio de un gran terreno; de aquel proyecto que les fue vendido no existía más que una edificación inconclusa. La oficina de ventas es ahora una cabina abandonada donde aún se encuentran las pancartas, junto al apartamento modelo y una valla publicitaria que ya no anuncia ningún proyecto de vivienda.

Según muestra la documentación que les ha sido entregada a los compradores, la constructora Ingecasa posee como representante legal al señor Álvaro Hernán Caicedo, quien fue durante el periodo 2008 – 2011 parte del concejo de Bogotá. De hecho algunos compradores manifiestan que llegaron a este proyecto atraídos por una campaña política que se llevó a cabo cerca a sus anteriores lugares de residencia, como la realizada por Jaime Caicedo en la localidad de Bosa, donde se les comentó a los asistentes del gran proyecto urbanístico, añadiendo información sobre la supuesta rifa de uno de los inmuebles.

“Nos dijeron que íbamos a ser socios de un grupo que se llama Mutual de las Américas, nos invitaron a unos eventos, nos dieron unos obsequios y esa gente que vimos ese día no la hemos vuelto a ver… Para nosotros todo empezó con la campaña política de Jaime Caicedo”, dijo Martha Barriga, una de las compradoras afectadas.

La forma en que los compradores se enteraron del proyecto varían; algunos llegaron por medio de la Asociación Mutual las Américas, otros a través del Fondo Nacional del Ahorro, o incluso quienes iban a comprar en Ciudadela Colsubsidio y se cruzaron con este proyecto; así como varían sus caminos, fueron distintos los plazos de entrega que se prometieron (entre 6 meses y un año). Los compradores pagaron sumas desde 5 hasta 30 millones de pesos, accediendo a consignar allí cesantías, vender sus antiguas propiedades y adquirir créditos bancarios a los cuales deben responder, todo con el propósito de lograr la compra de la vivienda nueva.

Actualmente los compradores de Pradana están buscando contactarse entre sí y desean que esta situación, además de solucionarse, no se repita. La señora María Molina, quien también es una de las personas afectadas manifestó: “No va a ser fácil si es que recuperamos esa plata y seguimos vivos, pero la idea es que no se siga estafando más a la gente, que no sigan cayendo más familias y que no continúen con las ventas. Por eso vamos a llevar esto hasta lo máximo y que Dios nos proteja de esa gente; no queremos que sigan robando, que esa pirámide no se crezca más”.

Los compradores manifiestan que en distintas ocasiones han querido establecer contacto con la constructora, pero constantemente el representante legal se hace excusar y la única persona que se ha manifestado es Ronald Zambrano, quien declaró que “por falta de recursos no han logrado terminar la construcción”, añadiendo que “este déficit se ha causado por el incumplimiento de pagos y malversaciones de algunos contratistas”.

Después de la constante búsqueda de respuestas por parte de los compradores, quienes han puesto demandas ante Fiscalía, derechos de petición y hablado con la Alcaldía municipal, han logrado que se les remita distintos comunicados; el último de ellos es una carta del 25 de abril del presente año, en la cual se especifica que Ingecasa ingenieros S.A, está llevando a cabo gestiones para dar solución a sus problemas y realizar la devolución del dinero, respuesta en la que no hay credibilidad porque la desconfianza en Ingecasa crece cada vez más entre los compradores.

El curador urbano N° 2 del municipio, manifestó que esta licencia de construcción fue dada cuando el cargo pertenecía a otra persona; además recordó cuáles son los aspectos que le competen a la Curaduría: “El curador urbano es quien se hace responsable de las actuaciones que se desarrollan acá, los curadores pueden expedir la norma, los conceptos de uso y pueden hacer las licencias de construcción, pero no tienen ningún control sobre la ejecución de las obras que se realicen para entregarle a la comunidad; de tal manera que si hay algún atraso, tienen que dirigirse directamente a la Secretaría de Planeación, a la oficina de control urbano, que son quienes por ley están obligados a controlar el desarrollo y buena calidad de los trabajos, sobre lo que expida la licencia”.

Periodismo Público ha intentado en reiteradas ocasiones establecer contacto con la secretaria de planeación de municipio de Soacha, pero debido a la emergencia presentada en León XIII se estableció un consejo de gobierno permanente y la funcionaria no ha podido ofrecer una respuesta clara frente a este y otros temas que competen al ente municipal.

Ver: https://www.youtube.com/watch?v=WoejI1Fgo8g

Por: Steffany K. Rodríguez Jiménez

Este es un espacio de opinión: Este espacio que busca crear un foro de construcción social, de convivencia y reflexión, no es un escenario de ataques al pensamiento contrario. Las opiniones expresadas en los comentarios o artículos de opinión no reflejan el pensamiento o filosofía de PeriodismoPublico.com que no se hace responsable por las consecuencias que ellas pudieren acarrear a favor y/ o en contra de otros usuarios o de terceros, ni garantiza su calidad o idoneidad.