Les llegó la hora

Sábado 24 de junio de 2017, por Gustavo Álvarez Gardeazábal




El hecho de haber recogido 650 mil firmas para tocar la puerta y lograr que se abra la opción de la destitución por voto popular de un alcalde fracasado, es demasiado evidente y atronador como para que los dueños del comedor santafereño traten de buscar formulaciones jurídicas para derrumbar el rechazo de los habitantes de Bogotá.

De la misma manera,después de leerse las declaraciones del Fiscal Nestor Humberto Martínez se advierte claramente que el problema generado en Reficar no fue ni por la llegada ni por la salida de Glencore como socio, sino porque se le entregó a Chicago Bride & Iron ( CB&I ) la chequera de los socios colombianos y por allí se abrió la vena rota.

En Bogotá la insistencia de Peñalosa en seguir gobernando a la ciudad desde el pedestal de una gloria que no ha conseguido, menospreciando a sus semejantes desde una grandeza que no posee, lo ha llevado a no corregir los malos pasos sino a repetir la historia de la vaca metida en el pantano, que mientras más chapalea, más se hunde.

En Reficar, nos cuenta el Fiscal, hubo un auditor,Foster Wheeler, que objetó varios gastos y pese a que advirtió que de hacerlos se estaría pagando dos veces por los mismos bienes, se pagaron y como lo dice jocosamente el hijo de don Salustiano, “el chistecito nos costó 610 mil millones de pesos colombianos”.

Peñalosa puede optar por retirarse ante la evidencia castatrófica de que lo quieren revocar. Sería recuperar la sensatez que parece haber dejado abandonada en alguna universidad parisina. En Reficar no hay nada que hacer con el cántaro roto, como en la fábula de La Lechera,todo está perdido.

Este es un espacio de opinión: Este espacio que busca crear un foro de construcción social, de convivencia y reflexión, no es un escenario de ataques al pensamiento contrario. Las opiniones expresadas en los comentarios o artículos de opinión no reflejan el pensamiento o filosofía de PeriodismoPublico.com que no se hace responsable por las consecuencias que ellas pudieren acarrear a favor y/ o en contra de otros usuarios o de terceros, ni garantiza su calidad o idoneidad.