Los hábitos que debe evitar al amamantar a su bebé

Miércoles 23 de agosto de 2017




Según la Unicef, si todos los niños y niñas fueran alimentados exclusivamente con lactancia desde el nacimiento, sería posible salvar cada año aproximadamente 1.5 millones de vidas.

En países desarrollados el 80 % de los bebés reciben leche materna de forma exclusiva en su primer mes de vida; pero según la Organización Mundial de la Salud en países como el nuestro, sólo el 40 % se benefician de la leche materna en los primeros seis meses de vida.

Según el pediatra Óscar Ovalle algunos de los beneficios que deja la lactancia materna en los niños, incluso se extienden en su vida como adultos: “Hay una reducción en infecciones y alergias; así como un impacto positivo en el coeficiente intelectual y la adaptación en sociedad”.

Además Ovalle asegura que amamantar a los bebés, mínimo los primeros seis meses de vida, es también beneficioso para la madre, “esto ayuda a que se recuperen más pronto y a mejorar el sueño del bebé, por tanto el de la madre”.

A los seis meses deben introducirse alimentos sólidos, como purés de frutas y verduras, a modo de complemento de la lactancia materna durante dos años o más.

Sin embargo, la recomendación no sólo es ofrecer una lactancia exclusivamente materna durante estos primeros seis meses de vida. A los seis meses deben introducirse alimentos sólidos, como purés de frutas y verduras, a modo de complemento de la lactancia materna durante dos años o más.

1. Usar el celular mientras este amamantando

La Asociación Americana de Pediatría (AAP) recomienda que no se exponga a los niños a pantallas antes de que cumplan 2 años. La principal razón es la potencial transmisión de bacterias para los bebés, que aún tienen un sistema de defensas frágil, e incluso, no cuentan con su cuadro de vacunación completo.

Además el uso de equipo móviles durante la lactancia también afecta la conexión que debe establecerse en ese momento entre la madre y su hijo.

2. No lavarse las manos antes de amamantar

Para la Organización Mundial de Salud el lavado de manos es una de las estrategias claves para una vida saludable. La buena higiene de manos evita la propagación de enfermedades respiratorias, diarreicas, hepatitis A y gastroenteritis, entre otras.

La lista de las enfermedades que se contagian a través de las manos que no están limpias es de más de 200 , entre las que se encuentran: infecciones respiratorias como la gripe común y la gripe A, la neumonía, la bronquiolitis, la tos ferina y el resfriado común.

3. Tomar licor en exceso en los primeros seis meses de vida del bebé

Es falso que la cerveza aumente la producción de leche; de hecho, aunque no es su principal inconveniente, el exceso de alcohol la disminuye. Cuando se toma alcohol en pequeñas cantidades, no llega a pasar a la leche materna; por eso, puede permitirse una cerveza o medio vaso de vino con la comida.

A altas dosis, el alcohol puede intoxicar muy gravemente al bebé, por lo que durante la lactancia hay que evitar rigurosamente el consumo de bebidas de alta graduación alcohólica. El consumo de alcohol en la madre lactante puede llegar a afectar el desarrollo psicomotor del bebé y disminuye, además, su capacidad para cuidarle adecuadamente.

Fuente: ElColombiano.com

Este es un espacio de opinión: Este espacio que busca crear un foro de construcción social, de convivencia y reflexión, no es un escenario de ataques al pensamiento contrario. Las opiniones expresadas en los comentarios o artículos de opinión no reflejan el pensamiento o filosofía de PeriodismoPublico.com que no se hace responsable por las consecuencias que ellas pudieren acarrear a favor y/ o en contra de otros usuarios o de terceros, ni garantiza su calidad o idoneidad.