Los positivo y lo negativo de la Consulta Anticorrupción

Martes 28 de agosto de 2018, por Luis Alfonso Agudelo Ibáñez




Indiscutiblemente, acabamos de vivir una clara demostración de un ejercicio fundamentalmente democrático donde participa la ciudadanía. Este se convierte en una voz disidente frente al desarrollo de la política en nuestro país y frente a la formulación de los escenarios electorales siguientes que promueven el mejoramiento de la democracia, dando formación a los distintos ejercicios del voto de opinión que se puede evidenciar en una ciudadanía llena de intereses particulares comunes, y que, a su vez, nos permite observar un poco menos de 8 millones de ciudadanos desinteresados, que con su decisión de abstenerse a votar, aportaron para no dar obligatoriedad a aquello que está afectando el día a día de cada uno de los habitantes de este territorio tricolor.

468 mil votos fue la diferencia que hizo falta, para darle legalidad a estos siete mandatos ciudadanos. Si bien no derrotaba la corrupción, sí daba inicios de empoderamiento que propiciaría esa lucha que busca proteger los recursos públicos que la corrupción nos ha robado a cada colombiano y que es el hoy responsable de quitarnos “la bobadita” de 100 millones de pesos por minuto a todos los colombianos.

Una diferencia dura de aceptar, pero que a su vez deja también un análisis importante para dar frente a lo que llamamos la democracia participativa, capaz de reunir votantes sin dineros, dádivas, mercados ni cualquier opción de compra de voto o de incentivo económico para salir a sufragar.

Lo positivo

1. Colombia acabo de movilizar a cerca de 12 millones de personas de todos los partidos políticos, en donde una mayoría contundente (más del 99% de los ciudadanos) rectificamos querer vencer a los corruptos. Estos colombianos que salieron comprometidos a las urnas reúnen lo que es conocido como el voto de opinión; un voto que se caracteriza por reunir valores de convicción política o de realidad ciudadana.
2. Dejamos un mensaje claro, contundente, capaz de hacer que estos siete mandatos sean pronunciados por el presidente electo Iván Duque y que difícilmente el congreso tiene opción de refutar, pues, somos más del 60% de colombianos quienes quisimos dar obligatoriedad sobre las acciones que propician los actos en la lucha contra la corrupción.
3. El mecanismo de consulta, parece ser un mecanismo exitoso de participación ciudadana, de legitimidad política y de posicionamiento electoral. En el último año esta experiencia deja tan solo un intento fallido de este ejercicio con la votación en la consulta interpartidista entre Humberto de la Calle y Juan Fernando Cristo, ya que en los demás escenarios (Petro y Duque, quienes fueron candidatos por consulta) se construyó legitimidad entre el votante y el estado en la distribución de los recursos que existen para que el ciudadano tenga voto frente a su respectiva representación.

Lo negativo

1. Es sorprendente evidenciar la cantidad de votos que provienen de ese mal llamado compra de votos, fueron menos de 8 millones de sufragantes que difícilmente fueron motivados por una pasión de construcción de país, y está más influenciado por el valor económico que este ejercicio tiene para prevalecer tan importante derecho.
2. Efectivamente, este pudo ser un escenario idóneo para que bajo el mandato ciudadano, el Congreso no tuviera opción de debatir estos siete puntos en el caso que sean presentados nuevamente frente a este nuevo congreso y que no pase lo que sucedió anteriormente entre el 2014 y el 2016, pues, bajo este modelo, se tiene la probabilidad de ser nuevamente tumbados por la rama legislativa de nuestro país.
3. Cómo aún nos invade la insensatez frente al desarrollo de la democracia participativa y la construcción del criterio en la posición de las ideas, la abstención no es una opinión válida, tal como sí lo es el votar por el NO; en este caso, la abstención es una obediencia errática de la ausencia de principios individuales y es la apuesta a una creencia de un país que posiblemente se rija bajo un mandato dictatorial que solucione todo con la justificación de la muerte, como lo hicieron los seguidores de Uribe.

A toda Suacha, “Chapó” que grande fue este ejercicio de participación ciudadana, 46.40% del Censo Electoral salió a votar en esta Consulta Anticorrupción y aun en cuanto la mayoría de concejales del municipio no se pronunció frente al desarrollo de la consulta, ni hizo campaña, ahora sí los vemos de una forma descarada, hablando de resultados de una consulta anticorrupción a la que no hizo ni el más mínimo esfuerzo para poner a sus seguidores a votar. ¿Cuál es la coherencia Concejales y Alcalde de Soacha?

Tanto a Álvaro Uribe Vélez como a sus seguidores quiero decirles que su accionar lo único que ocasionó fue una fractura legible de la democracia jurídica. Ni él, ni su partido tenían motivos para negarse salir a votar, pues, contrario a su posición, la corrupción es actualmente un elemento al que debíamos combatir como colombianos. Ustedes ahora se hacen nombrar “cómplices del conocimiento del delito” ya que fue demostrado de una manera contundente que la población está a favor de tan importante ejercicio al tener más del 99% de votos favorables por el SÍ

A quienes salieron a votar y aun así dijeron NO, hay un respeto, porque aun sabiendo que el NO iba a ser derrotado, tuvieron la valentía de participar en lugar de abstenerse. Así funciona la democracia; la alta respuesta por el SÍ, era inesperada, los resultados realmente fueron inesperados y no podemos criticar a quienes hicieron parte de estos resultados, así sea por valor mínimo, pero que demuestran el compromiso por el voto de opinión.

Solo nos queda esperar que esta ciudadanía que se movilizó por el municipio durante toda la jornada electoral del 26 de agosto, comience a comprender la importancia de pedir rendición de cuentas a cada mandatario o funcionario elegido por voto popular, del por qué no apoyó como debía y podía la consulta anticorrupción, un apoyo que debió ser más fuerte aún que su propia candidatura al concejo o la alcaldía de Soacha, o incluso haber dado el mismo apoyo que le dieron a los candidatos presidenciales en las pasadas elecciones.

Este es un espacio de opinión: Este espacio que busca crear un foro de construcción social, de convivencia y reflexión, no es un escenario de ataques al pensamiento contrario. Las opiniones expresadas en los comentarios o artículos de opinión no reflejan el pensamiento o filosofía de PeriodismoPublico.com que no se hace responsable por las consecuencias que ellas pudieren acarrear a favor y/ o en contra de otros usuarios o de terceros, ni garantiza su calidad o idoneidad.