Los recursos que dejaron de pertencer al Colegio Eugenio Díaz Castro

Miércoles 22 de agosto de 2018, por Jorge Eliecer Rodríguez Chavarro




Estamos en un momento en el que la educación se ha convertido en el elemento esencial para generar oportunidades reales de progreso, no solo en las personas que acceden a ella, sino que, además, por la transformación que puede lograr en sus comunidades.

En el municipio de Soacha (de donde soy oriundo) está pasando algo muy interesante, la educación se está volviendo relevante. Y ya que menciono su relevancia, es pertinente hablar de un asunto muy importante que tiene que ver con la Educación en la zona rural del Municipio.

Han pasado tres años luego de haberse firmado con el Ministerio de Educación, el convenio 1485 de 2015, un convenio específico para el desarrollo de las gestiones necesarias que posibilitarían el cumplimiento de los proyectos de infraestructura educativa (ojo con lo siguiente) viabilizados y priorizados que buscaban la construcción mancomunada de nuevas aulas para las Instituciones Educativas Eduardo Santos (Sedes Cien Familias y Panamericana) y de la Institución Educativa Eugenio Díaz Castro (Sedes El Charquito y Hungría). El convenio tenía una inversión de $5.556’600.000. Contribuiría a la implementación del programa de jornada única y sería ejecutado por el Fondo de Financiamiento de la Infraestructura Educativa FFIE a través del patrimonio autónomo autorizado por la ley 1753 de 2015.

Dicho esto, voy a hacer énfasis en los asuntos que tienen que ver con la inversión educativa en la zona rural, de la cual no se ha invertido un solo centavo de lo pactado en el Convenio con el Ministerio de Educación.

¿Por qué? Bueno, pues una de las razones, tiene que ver con el Plan de Ordenamiento Territorial, razón que se alude para no haber ejecutado el proyecto del “Megacolegio” en El Charquito, pero que no se tuvo en cuenta a la hora de demoler el Colegio que ya existía en este corregimiento, el cual afectó a más de 450 niños que estudiaban en esta zona de especial belleza. Este asunto ya se está manejando por la comunidad, que a través del grupo de “La Esquina de Memo” decidió emprender una Acción Popular para que la administración le responda y de lo cual se espera que llegue a un feliz término para todos.

Ojo! Estamos hablando de educación, estamos hablando de la Zona rural en Suacha y estamos hablando de inclusión social. Tres temas que se les ha olvidado bastante a la Administración, así como se les olvida contestar de manera congruente los Derechos de Petición relacionados con este asunto.

¿A qué voy con esto? lo del Charquito, ya se viene llevando en un Juzgado Administrativo de Bogotá, y será la jurisdicción contencioso-administrativa quien decida cómo fallar en este asunto. Me preocupa bastante es cómo se manejó el convenio en el Corregimiento 1, del cual, de acuerdo a las palabras del Secretario de Educación, se excluyó porque “no poseía acometida de servicios públicos”, (y aquí voy con lo de la congruencia de las respuestas a las solicitudes) NO SABEMOS POR QUÉ SE EXCLUYÓ, no hay un soporte formal, oficial, emitido por alguna de las autoridades, que despeje cualquier duda que no permita generar esta especulación sobre el convenio. Además, uno de sus funcionarios oficiales, nos mencionó en un acto público, que efectivamente existían recursos destinados para mejorar esta institución.

Rechazo contundentemente la respuesta que se entregó frente a la solicitud que se hizo para saber; que pasó con los recursos de la institución Educativa Eugenio Díaz Castro, en la sede de Hungría, la misma no se respondió de fondo, no se anexaron los documentos que integraban el convenio, mismos que señalaban cuales eran las Instituciones Priorizadas y Viabilizadas. Si se tuviera esta información, podríamos saber las Instituciones por las que la Alcaldía giró $2.381.400.000, es decir, a las que se les hizo un estudio de pre-viabilización y que fueron aceptadas por el Ministerio de Educación, pero que, sin explicación lógica alguna, excluye a un colegio de alta importancia para la Zona rural.

Invito a la administración a que no permita que se especule, que entregue una información precisa que conlleve a entender ¿cuáles fueron los verdaderos motivos por los que hoy en día el Colegio Eugenio Díaz Castro – Sede Hungría, tiene que hacer bazares para pintar sus muros y arreglar sus espacios, cuando se supone que estaba PRIORIZADA desde hace tres años para ser intervenida?

Este es un espacio de opinión: Este espacio que busca crear un foro de construcción social, de convivencia y reflexión, no es un escenario de ataques al pensamiento contrario. Las opiniones expresadas en los comentarios o artículos de opinión no reflejan el pensamiento o filosofía de PeriodismoPublico.com que no se hace responsable por las consecuencias que ellas pudieren acarrear a favor y/ o en contra de otros usuarios o de terceros, ni garantiza su calidad o idoneidad.