Niños de Soacha se quedarían sin alimentación escolar

Miércoles 16 de mayo de 2018




La irresponsabilidad del Gobierno Nacional pone de nuevo en jaque a los niños de Soacha que acuden diariamente a las instituciones educativas oficiales. Más de 31 mil estudiantes dejarían de recibir su alimentación escolar debido a la falta de recursos que recibe el municipio por parte del Ministerio de Educación, ente que sólo ha girado el 30% del dinero requerido.

JPEG - 44.4 KB
alimentación-escolar-soacha

La actitud del Ministerio de desconocer al municipio en este tema molestó al secretario de educación de Soacha, Hernán Castellanos, quien aseguró que recientemente tuvo una reunión con la gerencia del Programa de Alimentación Escolar PAE, en donde manifestó la necesidad de recibir más recursos para mantener la cobertura, teniendo en cuenta que de los 175 días hábiles del calendario académico, el MEN sólo ha girado para 75.

“La respuesta que nos dieron es que a algunos entes territoriales les han dicho que disminuyan la cobertura con los recursos que alcance de acuerdo a lo que gira el Ministerio, cosa que nos parece absurda porque para nosotros es inadmisible que si estamos atendiendo 30 mil niños anualmente tengamos que decirles que el gobierno sólo dio el 30% del valor de lo que necesitamos y que debemos dejar por fuera a los demás. No porque ya hay 30 mil niños que han venido recibiendo su alimentación y con qué cara les vamos a decir que ya no hay refrigerio sólo porque el gobierno nacional no giró los recursos”, sostuvo.

Entre tanto, el alcalde municipal, Eleázar González, dijo que la desfinanciación del Programa de Alimentación Escolar en Soacha ya es insostenible, al tiempo que explicó que de los 11.500 millones de pesos que vale el programa, sólo ha recibido del Gobierno Nacional 3.100 millones de pesos.

Según las cifras del PAE, en Soacha hay 31.418 escolares de primaria y en jornada única que reciben el refrigerio escolar.

Las transferencias del Sistema General de Participaciones alcanzan para 75 días de los 174 que comprende el calendario escolar, con el agravante que para muchos estos alimentos son su principal fuente de nutrición en el día.

De acuerdo con lo reportado por la Secretaría de Educación de la ciudad, con los recursos que quedan se podría suplir la alimentación de los niños hasta el 30 de mayo, lo que significa que al regreso de vacaciones de mitad de año no contarían con este beneficio.

Entre las soluciones que brinda el Ministerio de Educación está la de disminuir el número de niños que reciban alimentación escolar, una propuesta totalmente improcedente ya que sería imposible determinar qué estudiantes reciben sus refrigerios, mientras los otros simplemente observan.

Frente a esta grave situación, tanto el alcalde como el secretario de Educación hicieron un vehemente llamado de urgencia al Ministerio de Educación para llegar a una solución que permita arreglar el déficit de 4.500 millones de pesos que tiene completamente desfinanciado al Programa de Alimentación Escolar de la ciudad.

Finalmente, el titular de educación sostuvo que Soacha ya está haciendo un esfuerzo muy grande, no solo en el programa de alimentación, sino en términos generales por ayudar a sostener el sistema educativo en la ciudad, “entonces que no nos venga a decir el Ministerio nuevamente que nosotros no le aportamos al programa de alimentación, cuando incluso le estamos aportando a todo el sistema educativo de manera general para lograr sostener esto; si el gobierno nacional no es capaz de ponerse serio con el tema educativo, no puede decirle al país que aspira a que Colombia sea la más educada”.

Este es un espacio de opinión: Este espacio que busca crear un foro de construcción social, de convivencia y reflexión, no es un escenario de ataques al pensamiento contrario. Las opiniones expresadas en los comentarios o artículos de opinión no reflejan el pensamiento o filosofía de PeriodismoPublico.com que no se hace responsable por las consecuencias que ellas pudieren acarrear a favor y/ o en contra de otros usuarios o de terceros, ni garantiza su calidad o idoneidad.