Nuevo relleno sanitario de Bojacá tendría repercusiones negativas en el ambiente

Sábado 21 de abril de 2018




Según la Gobernación de Cundinamarca, la Alcaldía y la CAR, hay un impacto negativo para el ambiente.

El anuncio de la licencia ambiental para un relleno sanitario en Bojacá, 40 kilómetros al occidente de Bogotá, para recibir 200 toneladas diarias de residuos y que fue otorgada por la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla) levantó polvareda.

El choque de entidades se alborotó porque la Gobernación de Cundinamarca, la Alcaldía municipal y la Corporación Autónoma Regional (CAR) se apartaron de la decisión que tomó la Anla, al considerar que hay un impacto negativo para el medioambiente, entre otras afectaciones.

El gobernador y el alcalde de la municipalidad advierten que esa no fue la decisión que tomó la CAR en su momento y por eso piden a las autoridades ambientales superiores que tomen cartas en el asunto.

El gobernador, Jorge Rey, dice que con este serían ya tres los rellenos sanitarios en la zona de influencia de ese municipio y señaló que cada vez que se otorga una licencia de ese tipo, “se frena su sostenibilidad ambiental”. Por eso advirtió que tienen muchas dudas técnicas sobre el aval.

La Anla le dio vía libre a este proyecto, propiedad de la sociedad Parque Ecológico Pradera del Antelio S.A. E.S.P., con unos requerimientos como por ejemplo, que debe ser compatible con el Esquema de Ordenamiento Territorial (EOT) del municipio, el manejo de gas que producen los residuos, la construcción de una barrera natural para mitigar el impacto visual, el control del polvo que se levante, los olores, el ruido, la proliferación de ratas, moscas, cucarachas, e incluir una ficha del manejo de la compensación por el impacto por el cambio del uso del suelo y del paisaje.

“No entendemos por qué la diferencia entre los técnicos de la CAR, que concluyeron que no era procedente otorgar la licencia frente a las decisión de los técnicos de la Anla que con la misma información dijeron que sí”, afirmó Rey.

Juan Carlos Gaitán, alcalde municipal, se pronunció en el mismo sentido y pidió al Ministerio de Ambiente que se convoque a una mesa técnica para que se trabaje en detalle el impacto del relleno a corto, mediano y largo plazo. Recordó que el antiguo botadero de Mondoñedo fue operado por Sabrinsky Point, un basurero a cielo abierto que terminó con toda suerte de problemas sobre un terreno que no se ha podido recuperar por el daño ambiental.

Néstor Franco, director de la CAR, dice que el relleno en Bojacá va a afectar fuentes hídricas pero la Anla ya dijo que no, controversia que ha desatado choques entre diferentes entidades.

Hace poco más de un mes la Procuraduría General le ordenó a la Anla que asumiera el manejo ambiental de los rellenos de la región que antes eran competencia de la CAR. Esta decisión se originó debido a una recusación que cayó sobre la entidad regional. La autoridad regional es la dueña de los terrenos donde hoy opera el relleno sanitario Nuevo Mondoñedo y al mismo tiempo fue la entidad la que, en concepto del año pasado, no le dio vía libre al relleno en la vereda Fute de Bojacá.

Esto desencadenó en la recusación por parte de los privados, al considerar que la CAR era juez –al no aprobar la licencia– y parte –al ser propietaria de un terreno donde hay un relleno–. La CAR se defiende y dice que Mondoñedo fue entregado a Cundinamarca en comodato, sin recibir un solo peso, para depositar los residuos de 78 municipios.

Este es solo uno de varios chicharrones que vienen para la Anla. Entre ellos, el más complejo es el relleno Doña Juana, que recibe al día poco más de 6.000 toneladas en promedio que produce Bogotá, y que tiene problemas con la planta de tratamiento de las aguas que resume la basura (lixiviados), tiene que revisar los siete procesos sancionatorios que están en curso, asumir la gestión social con las comunidades y tener un equipo técnico especializado que vigile las disposiciones ambientales, entre otros problemas.

Fuente: Eltiempo.com

Este es un espacio de opinión: Este espacio que busca crear un foro de construcción social, de convivencia y reflexión, no es un escenario de ataques al pensamiento contrario. Las opiniones expresadas en los comentarios o artículos de opinión no reflejan el pensamiento o filosofía de PeriodismoPublico.com que no se hace responsable por las consecuencias que ellas pudieren acarrear a favor y/ o en contra de otros usuarios o de terceros, ni garantiza su calidad o idoneidad.