Por ampliación de la Autonorte, especies de flora y fauna deberán trasladarse

Miércoles 28 de febrero de 2018




Así lo determinó el reconocimiento que estudiantes y profesores del programa de biología de la Universidad El Bosque hicieron en el separador de esta importante vía.

Un total de 94 especies de plantas y 12 de animales se identificaron en un estudio hecho por estudiantes y profesores de la Universidad El Bosque en el separador de la Autopista Norte.

Clara Santafé, directora del programa de Biología de esta universidad, asegura que: “El objetivo de este estudio es suministrar información biológica para que en el momento en que se vaya a intervenir, las autoridades ambientales tengan herramientas para hacer una buena reubicación de los individuos que puedan ser trasladados a un ecosistema igual de privilegiado”.

Hace más de medio siglo, según datos del Departamento Técnico Administrativo del Medio Ambiente (DAMA), construir esta importante vía al norte de la capital implicó la división del Humedal Torca, lo que alteró el ecosistema, además se secó la parte sur del ojo de agua para la construcción de cementerios.

Este mes se inician las obras que pretenden eliminar, a la altura de la calle 195, el separador que alberga un rico ecosistema producto del humedal que aún queda allí.

La inversión, que tendrá un costo de $457.000 millones, pretende ampliar de tres a cinco carriles esta arteria vial que se quiere transformar en una vía de cuarta generación (4G).

Los mismos biólogos que hicieron el reconocimiento del lugar aseguran que este humedal mitiga la contaminación por dióxido de carbono provocada por el paso vehicular, además de servir como drenaje natural de la capa asfáltica de la vía.

Según el Jardín Botánico José Celestino Mutis, hasta el 2016 había sembrados en el lugar 3.604 árboles, 30.3% de origen nativo y el restante de origen foráneo.

Los biólogos de la universidad hacen un llamado “para considerar la protección de las especies identificadas y considerar su traslado teniendo en cuenta la importancia que representan para el ecosistema de la zona”, asegura en un comunicado la institución.

“Encontramos una gran variedad de flora que es importante conservar para el equilibrio ecosistémico de la región, pues ayudan a la recuperación de suelos, controlan la erosión y dan refugio y alimento a la fauna local y de migración, por lo que recomendamos hacer su traslado a un ecosistema similar como el humedal de Torca, sistema al que pertenece el separador”, explica Santafé.

En este separador se identificaron 50 especies, 46 géneros y 35 familias de árboles a lo largo de 12.91 hectáreas. La intervención implica eliminar los cuerpos de agua lo que afectará “el equilibrio ambiental de esta zona de la ciudad, por lo que se hace necesario implementar herramientas de traslado de fauna y flora para mitigar el impacto de la ampliación de la vía”, dice la Universidad.

No está claro por qué no se determinó un plan de compensación antes de comenzar la ejecución del proyecto. Pues dentro de los árboles que se están removiendo se encuentran especies con algún tipo de prohibición de tala, control o en alguna categoría de amenaza, como lo son “2 palmas de cera, 10 nogales, 2 pinos colombianos, 50 pinos romerón, 108 robles y 48 cedros”.

Fuente: Elespectador.com

Este es un espacio de opinión: Este espacio que busca crear un foro de construcción social, de convivencia y reflexión, no es un escenario de ataques al pensamiento contrario. Las opiniones expresadas en los comentarios o artículos de opinión no reflejan el pensamiento o filosofía de PeriodismoPublico.com que no se hace responsable por las consecuencias que ellas pudieren acarrear a favor y/ o en contra de otros usuarios o de terceros, ni garantiza su calidad o idoneidad.