¿Por qué es importante construir la PTAR Canoas en Soacha?

Domingo 8 de octubre de 2017




Para la CAR y las autoridades del Distrito y el Departamento, construir la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales de Canoas significa descontaminar el 70% de las aguas que arrojan 8,5 millones de capitalinos al río Bogotá. El otro 30% le corresponde a la PTAR del Salitre.

Pero lo que no sabe la mayoría de personas es que el director de la CAR, el alcalde de Bogotá y el mismo gobernador de Cundinamarca están actuando, no tanto por su compromiso con el medio ambiente. La Procuraduría General de la Nación “literalmente” les está respirando en el cuello para que cumplan la sentencia Consejo de Estado, la misma que se aprobó el 28 de marzo de 2014 y que ordena el diseño y la implementación de medidas para descontaminar el río Bogotá y evitar un daño ambiental a futuro.

Pero antes de la sentencia, en 1994 se adjudicó la construcción de la primera fase de la PTAR Salitre, aunque los resultados en cuanto a descontaminación no fueron tan visibles. Sin embargo, con la orden del Consejo de Estado, se acordó construir una segunda fase para alcanzar un 30% de descontaminación, la cual comenzó el pasado mes de abril.

Pero con el funcionamiento al tope de la Planta El Salitre no se lograba cumplir la sentencia porque sólo se descontamina una parte del río, por eso fue necesario pensar en otra PTAR que trate las aguas antes de ser vertidas al cauce del gran afluente que nace en Villa Pinzón.

Aún con sentencia a bordo, la CAR, la Empresa de Acueducto de Bogotá y la Gobernación no habían definido cuánto dinero aportarían y cómo se lo dividían. Por eso, el pasado lunes 2 de octubre se hizo el cierre financiero de los recursos, los cuales ascienden a cerca de 4 billones de pesos.

Este logro para la descontaminación del río Bogotá se materializó gracias al trabajo articulado entre Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca, CAR, con la dirección de Néstor Franco y Enrique Peñalosa, alcalde Mayor de Bogotá, quienes aportan la mayor parte de los recursos, a los cuales se suma presupuesto de la Gobernación de Cundinamarca y la alcaldía municipal de Soacha.

La construcción de la PTAR de Canoas permitirá garantizar que las aguas residuales, generadas por 8,5 millones de habitantes de Bogotá, sean tratadas de manera adecuada antes de entrar al río Bogotá y discurrir por su cuenca baja.

“Podremos además, garantizar que las aguas que discurren por el río Bogotá tengan nuevamente vocación agropecuaria, puedan ser usadas para captación de acueductos municipales y conviertan a la cuenca baja en epicentro del turismo; una gran deuda que teníamos con esta importante fuente hídrica, desde hace más de 50 años”, puntualizó el primer mandatario de los cundinamarqueses sobre la nueva PTAR.

Se tiene previsto que la obra se adelante entre 2018 y 2021 para ser entregada en 2023.

Este es un espacio de opinión: Este espacio que busca crear un foro de construcción social, de convivencia y reflexión, no es un escenario de ataques al pensamiento contrario. Las opiniones expresadas en los comentarios o artículos de opinión no reflejan el pensamiento o filosofía de PeriodismoPublico.com que no se hace responsable por las consecuencias que ellas pudieren acarrear a favor y/ o en contra de otros usuarios o de terceros, ni garantiza su calidad o idoneidad.