Se fabricará helado inspirado en la experiencia de los falsos positivos de Soacha

Domingo 7 de octubre de 2018




Desde hace cuatro meses, los talleres que normalmente reciben los empleados de Crepes están orientados a un grupo de mujeres víctimas de la violencia en Colombia y que ahora se proponen explorar los recuerdos de sus seres queridos desaparecidos a través de diferentes sabores reflejados en un helado.

JPEG - 20.9 KB
Helado-falsos-positivos-soacha

Con cada paso con el que Colombia busca alejarse de las peores épocas del conflicto armado, se acerca un poquito más a la exploración de la memoria y de la reparación de los daños causados por la guerra.

Pero tal vez, en medio de esta exploración, uno de los aspectos en los que menos se piensa es el papel de los sabores y del sentido del gusto. Y puede parecer irrelevante, pero los sabores y la memoria de la lengua pueden a veces decir y recordar cosas que los ojos y otros sentidos recuerdan distinto.

En esa exploración se metieron el Centro de Memoria, Paz y Reconciliación, Crepes & Waffles y 20 mujeres que han perdido a sus hijos o familiares en el conflicto armado., entre ellas algunas de las madres de los falsos positivos de Soacha.

Todo empezó en mayo de este año, cuando el Centro de Memoria decidió conmemorar las fechas que recuerdan a las víctimas de desaparición forzada en Colombia de una manera distinta: reunir a víctimas de lados distintos de la guerra para crear nuevos puentes. Decidieron que las protagonistas serían las mujeres: integrantes de la organización Madres de Falsos Positivos (MAFAPO) y varias madres y mujeres familiares de miembros desaparecidos del Ejército Nacional.

"Era un ambiente muy tenso al principio. En el primer taller unas se sentaban de un lado y otras del otro", me contaron fuentes del Centro de Memoria. Los talleres, que empezaron siendo con una psicóloga y artista que ha acompañado todo el proceso, buscaban dar espacio a procesos de reconciliación y de reparación. Y así ha sido según el mismo Centro de Memoria: varias de las asistentes al taller han afirmado que ahora se sienten mejor en sus espacios de trabajo o que la relación con sus familiares, que había empeorado desde la desaparición de su hijo o ser querido, ahora es mucho mejor.

Por eso mismo, según el Centro de Memoria, hicieron una segunda fase del taller, en parte también por la insistencia de las mujeres a seguir con él.

"Esta segunda fase la hicimos a propósito del 30 de agosto, el día internacional de las víctimas de desaparición forzada. Hicimos un trabajo de reparación a través de objetos, que expusimos en el Museo del Oro, y ahí pensamos que la Academia de las Artes de Crepes y Waffles sería muy interesante", aseguraron fuentes del Centro de Memoria.

La Academia de Artes es una dependencia de Crepes & Waffles que se encarga de una parte del bienestar de sus empleados: organizan talleres de formación y talleres artísticos para darle a la gente "la posibilidad de explorar nuevos caminos de sanación y de reparación para tener un impacto en el interior de las personas", según su directora, Paola Macia.

Así fue que hace unos cuatro meses los talleres que normalmente reciben los empleados de Crepes —en su gran mayoría empleadas— estuvieron orientados a un grupo de mujeres víctimas que ya habían limado asperezas y que ahora se proponían explorar sus recuerdos con sus seres queridos desaparecidos a través de los sabores y de la comida.

"Todo fue un proceso de exploración, de memoria gustativa, de recordar a través de otros de nuestros sentidos: el gusto y el olor. Y al volver a traer a la memoria algunos de esos recuerdos salieron muchos momentos de campo, de infancia, que al final evocan las emociones que nos vuelven a hacer sentir libres, auténticos y felices. Como las cualidades de un niño", me contó Macia, quien además agregó que la piña, la hierbabuena, el chocolate, el café y la mora son algunos de los sabores que resultaron siendo más significativos para el grupo de mujeres.

La idea de este trabajo, que todavía está en proceso y que irá al menos hasta finales de este año, es que salga un nuevo sabor de helado inspirado en los recuerdos de estas mujeres que han perdido a sus hijos en la guerra. Un helado que, además, sirva de metáfora del proceso de reconciliación que han emprendido este grupo de mujeres y que, según Paola Macia, es la muestra de una actitud de reconciliación y de construcción de paz que el resto de los colombianos debemos aprender.

"Aunque se ha hablado de un helado, y quiero ser muy clara en esto, para nosotros realmente el helado y el resultado final es lo menos importante. A nosotros lo que más nos interesa es un proceso que tenga un valor significativo para ellas para que transformen su vida, como ya lo han hecho con este proceso", me aseguró Macia y añadió que la aprobación de las mujeres con las que están trabajando y lo que ellas consideren más valioso será lo que guíe el producto final que pondrá Crepes en sus menús, sea un helado o sea otra cosa.

Por su parte, para el Centro de Memoria, el proceso colaborativo con Crepes les permitiría también conectar al resto de la población, la que no participa en los talleres, con el proceso individual y colectivo de 20 mujeres víctimas que han encontrado nuevos caminos de reparación y de reconciliación.

Fuente: www.vice.com

Este es un espacio de opinión: Este espacio que busca crear un foro de construcción social, de convivencia y reflexión, no es un escenario de ataques al pensamiento contrario. Las opiniones expresadas en los comentarios o artículos de opinión no reflejan el pensamiento o filosofía de PeriodismoPublico.com que no se hace responsable por las consecuencias que ellas pudieren acarrear a favor y/ o en contra de otros usuarios o de terceros, ni garantiza su calidad o idoneidad.