Soacha no debe asumir la alimentación de Transmilenio

Primera parte

Martes 3 de julio de 2018




Luego del fallo proferido en segunda instancia por el Tribunal Contencioso Administrativo de Cundinamarca y de la divulgación realizada por diferentes medios de comunicación, en donde se afirmó que Soacha deberá asumir el servicio de alimentación para Transmilenio, este medio habló con el expersonero Henry Sosa, quien aseguró que no es cierta esta aseveración y explicó uno a uno los puntos del dictamen.

JPEG - 30.2 KB
Henry-Sosa-Molina-expersonero-Soacha

Para entender el tema, es necesario hacer un repaso de la historia de Transmilenio en Soacha, por eso, con el apoyo del expersonero Henry Sosa Molina, este medio publica dos entregas que hacen un recuento de lo que ha sido el sistema de transporte masivo en el municipio, cómo se llegó a la Acción Popular y cuáles son sus verdaderos alcances.

Primera entrega:

Trasmilenio para Soacha, una verdad a medias

El aumento poblacional de Soacha en las últimas décadas se ha salido de cualquier estadística o pronostico que se haga, no solo por la gran cantidad de ciudadanos que a diario llegan al municipio, sino por los miles de colombianos y extranjeros que han encontrado aquí una oportunidad de vida.

La falta de planeación, sumado al abandono estatal y escases de recursos, hacen que hoy la problemática social sea más compleja que la de cualquier otra ciudad del país, la cual se agudiza por la vecindad del municipio con el Distrito Capital, que como desafortunadamente lo ve hoy el mandatario capitalino, es un “hueso”; lejos de ser una ciudad oportunidad para solucionar los problemas en común que hoy aquejan a los dos territorios.

Y es allí donde surge el tema Transmilenio en el año 2002, mediante el documento Conpes 3167 del 23 de mayo de 2002, en el que se empieza a hablar de la extensión de la troncal en 5.5. Km hacia el municipio de Soacha y que comprendería 3 fases: la primera del límite con Bogotá hasta la calle 22 , la segunda hasta el Altico de Soacha y la Tercera 600 metros más adelante hasta el Patio Taller, con un costo de aproximadamente 48 mil millones de pesos.

Pero lo que se vendió como un gran proyecto y una gran solución, se ha venido convirtiendo en un verdadero calvario, que a diario tienen que padecer los más de 200 mil usuarios día que hoy utilizan el servicio; y un problema más para la administración municipal que ha tenido que comprometer presupuestos futuros y acordar situaciones que hoy no tiene como cumplir, dejando de esta forma heredado dicho problema a los siguientes mandatarios, quienes no han tenido otra opción que soportarlo y tratar de mantenerlo sin poder darle una solución de fondo al asunto.

Transmilenio desde sus orígenes hasta la fecha

Un breve recuento del proceso Transmilenio para Soacha inicia formalmente mediante los Documentos Conpes 3167 de mayo 23 de 2002, 3260 de diciembre 15 de 2003 y 3368 de agosto 1 de 2005, mediante los cuales la Nación estableció su política de desarrollo para los Proyectos del Sistema Integrado de Transporte Masivo a nivel nacional. Igualmente, el Plan Nacional de Desarrollo 2006 – 2010, “Estado Comunitario: Desarrollo para Todos”, establece que el Gobierno Nacional continuará cofinanciando los sistemas integrados de transporte masivo (SITM).

Con el Acuerdo Distrital 04 de 1999 se constituye la Empresa de Transporte del Tercer Milenio - Transmilenio S.A. y se le asigna la función de “gestión, organización y planeación del servicio de transporte público masivo urbano de pasajeros en el Distrito Capital y su área de influencia, bajo la modalidad de transporte terrestre automotor”.

En el Plan de Ordenamiento Territorial para el Municipio de Soacha, aprobado y adoptado mediante Acuerdo Municipal No. 46 del 27 de diciembre de 2000, se consignó en su artículo 169 la concertación con el Distrito Capital para articular el transporte masivo de pasajeros, incluso obtener recursos para las fases del Transmilenio en Soacha.

El 10 de septiembre de 2008, se suscribe un acuerdo entre la Nación, la Gobernación de Cundinamarca, el municipio de Soacha y Transmilenio S.A., cuyo objeto es “definir los montos que la Nación, el Municipio y el Departamento aportarán para la financiación del proyecto del Sistema Integrado del Servicio Público Urbano de Transporte Masivo de Pasajeros del Municipio de Soacha, las vigencias fiscales en las cuales deberán realizarse dichos aportes, y las condiciones bajo las cuales deben realizarse los correspondientes desembolsos”.

El convenio ratifica la condición de Transmilenio S.A. como ente gestor del Sistema Integrado de Servicio Público Urbano de Transporte Masivo de Pasajeros del Municipio de Soacha y determina que los recursos para la ejecución de dicho proyecto se le transferirán.

En diciembre de 2008, se firmó el otrosí 1 a este acuerdo, con el cual se aprobó al ente gestor la administración de recursos a través de una cuenta bancaria y no por medio de un fideicomiso. Conforme a esto y teniendo en cuenta el artículo 15 del Decreto 3109 de 1997, el Ministerio de Transporte es el que vigilará la inversión de los recursos transferidos.

El proyecto se dividió en tres etapas, en este Documento CONPES, de las cuales hoy solo se ha desarrollado parcialmente la primera.

El 29 de julio de 2009 se suscribió el acta de inicio para la construcción de la primera fase del proyecto, que va desde del límite con el Distrito Capital hasta la Calle 22 de Soacha, con un cronograma de ejecución que fue modificado y ampliado en virtud de las dificultades en el avance de la obra debido a la interferencia de redes de servicios públicos sobre el corredor. Ello corresponde a la Fase 1 que es la que hoy está construida. Igualmente, se dio inicio a la construcción del espacio público en el sector de La Despensa.

Frente a la Fase 1, hay que recordar que esta se terminó en el año 2011 y que estuvo abandonada hasta diciembre de 2013, fecha en la cual finalmente fue puesta en operación, aunque no en su totalidad, ya que la estación intermedia de San Mateo solo se habilitó hasta el mes de mayo de 2016, después de muchas quejas, denuncias y de la acción popular liderada por la Personería Municipal de la época, en cabeza de Henry Sosa Molina.

La ejecución de las obras correspondientes a las Fases II y III del proyecto, comenzarían a partir del primer trimestre de 2011 con el inicio de la adquisición de los predios requeridos, para lo cual se suscribiría el respectivo Otrosí con el Concesionario.

En relación con la adquisición de predios, es importante aclarar que la Fase I no contemplaba ninguna compra. Sin embargo, fue necesario incluir recursos para la negociación del predio correspondiente a la estación intermedia San Mateo, teniendo en cuenta que las siguientes fases del proyecto serían a partir del 2011.

En el diseño operacional, la extensión del Sistema Transmilenio hasta el Municipio de Soacha contempló 1,4 Km de troncal adicional en Bogotá, infraestructura vial que se encuentra construida en su totalidad, con una estación de parada adicional dentro del Distrito Capital y 5.5 Km de troncal en el Municipio de Soacha, con siete estaciones de parada adicionales, separadas por una inter-distancia aproximada de 600 metros, las cuales debían conservar la misma tipología de las 7 ya definidas para el sistema de transporte masivo en Bogotá D.C. Tres de estas estaciones eran para atender las rutas alimentadoras del sector.

Sin embargo, en el año 2014 la Personería Municipal de Soacha denunció que la infraestructura utilizada para el municipio de Soacha no conservaba la misma tipología, por cuanto los puentes peatonales que se construyeron eran en concreto y más angostos, y que distaban mucho de los metálicos y más amplios que tenía el Distrito. En su momento se argumentó por parte de las autoridades que ello obedecía a la reducción de costos. (Claro está en detrimento de la calidad del servicio a los usuarios).

Según el proyecto (lo que dice el papel), la troncal de Soacha contaría - entre otras cosas - con un carril exclusivo continuo y un carril de sobrepaso frente a cada estación de parada en cada sentido de circulación; adicionalmente el nuevo tramo de la troncal sería atendido por tres servicios troncales de Soacha a Bogotá, de acuerdo con los principales destinos identificados ( centro, Héroes, Calle 80 ). En la segunda fase, Soacha tendrá 9 rutas alimentadoras, 4 de las cuales operarán en el área de influencia de la estación intermedia San Mateo, 2 para el servicio de la estación sencilla León XIII y 3 llegando a la estación terminal de Soacha (la ruta Ciudad Latina en la primera Fase conectaría con la Estación San Mateo y en la segunda Fase con la Estación Terminal).

El proyecto contempla también la intervención del espacio público en ambos costados del corredor y en el área que separa la Paralela de la calzada mixta del costado norte, sobre la cual se construirá un parque lineal que incluye ciclo-ruta, además del patio para albergar la flota adicional necesaria para operar la extensión de la troncal NQS hasta el Municipio de Soacha.

La ejecución de la infraestructura del proyecto se estructuró en tres fases. La demanda que se estimó atender con la Fase I de la troncal de Soacha fue de 67.000 pasajeros/día, de los cuales 31.000 (46,2%) serían alimentados y los restantes 36.000 ingresarían por la entrada peatonal al servicio troncal.

Con la implementación de Fase II se aumentaría la demanda a 89.000 pasajeros día, de los cuales se prevé que 34.000 sean alimentados, es decir el 38,2%, y los restantes 55.000 con entradas peatonales directas al sistema troncal. Cabe señalar que estos cálculos fueron hechos en el año 2010, contando con que la fase 1 terminaba en el 2011 y las dos restantes en el año 2014.

En la entrega de mañana miércoles 4 de julio, conozca los alcances del fallo proferido por el Tribunal de Cundinamarca donde se aclara que “no es cierto” que se obligue al municipio a asumir la totalidad de la alimentación y de los subsidios.

Este es un espacio de opinión: Este espacio que busca crear un foro de construcción social, de convivencia y reflexión, no es un escenario de ataques al pensamiento contrario. Las opiniones expresadas en los comentarios o artículos de opinión no reflejan el pensamiento o filosofía de PeriodismoPublico.com que no se hace responsable por las consecuencias que ellas pudieren acarrear a favor y/ o en contra de otros usuarios o de terceros, ni garantiza su calidad o idoneidad.