Transmilenio es responsable de la falta de alimentadores en Soacha

Viernes 7 de abril de 2017




La falta de alimentadores en Soacha le implica a los usuarios pagar diariamente dos pasajes más, situación que para Transmilenio parece insignificante debido al poco interés mostrado en implementar el servicio que se presta con eficiencia en Bogotá.

JPEG - 53.2 KB
Transmilenio-saocha

En los últimos días uno de los temas que más ha dado de qué hablar, tanto en Soacha como en Bogotá, es Transmilenio. A partir de la decisión de establecer la nueva tarifa de $2.200 desde el 1 de Abril, se han producido distintas reacciones por parte de los ciudadanos y entes locales, que se oponen a la idea de dicho incremento en el municipio.

Son claras las opiniones de los ciudadanos de Soacha respecto al servicio que presta Transmilenio. Un factor que define tal concepto es la carencia de buses alimentadores, inconveniente que no sólo significa mayor gasto de dinero, sino una condición más injusta para el usuario. Estefanía Rodríguez, estudiante del municipio, comentó: “Los alimentadores serían totalmente buenos ya que en este momento se le está cobrando a la gente un transporte donde no está completo el servicio; se supone que Transmilenio llega hasta ciertas estaciones y los alimentadores sirven para que los usuarios se desplacen hasta sus casas, pero el sistema es un caos total para Bogotá y para Soacha”.

La petición del alcalde municipal Eleázar González fue respaldada por la ciudadanía, que considera justa la sugerencia de no incrementar la tarifa de Transmilenio en Soacha, por eso el inconformismo de los habitantes del municipio no cesa, siete días después de subir el costo del pasaje. “Soacha está súper poblada, no aguanta más gente ni tanta urbanización; en algún momento colapsará el transporte por la cantidad de personas que hay. El servicio fue mal planeado, además tampoco hay rutas alimentadoras y eso hace que los usuarios se concentren en las estaciones, por ejemplo en la de San Mateo. Los alimentadores de pronto ayuden a mitigar un poco el problema, pero no creo que sea una solución completa”, dijo Carlos Arboleda, usuario del transporte en Soacha.

Por parte de la alcaldía se sigue percibiendo cierta molestia por las tarifas que ya empezaron a regir. Éver Méndez, coordinador del proyecto Transmilenio, manifestó: “El municipio no tiene la responsabilidad ni la competencia de la implementación de las rutas alimentadoras, esa es una competencia exclusiva de Transmilenio como agente gestor de transporte, porque debe garantizar la operación y administración del sistema”.

Méndez explicó la gestión realizada por la alcaldía municipal como parte de una entidad cofinanciadora del proyecto, asegurando que de las 11 rutas acordadas, el municipio tiene condiciones de uso del 95%. “Transmilenio quiere responsabilizar a Soacha sobre aspectos que no son de nuestra competencia… en ningún documento se puede ver que el municipio es responsable de adecuar los paraderos, de tener un parqueadero exclusivo para buses articulados y mucho menos la compensación o la participación del municipio en las tarifas, que iría a subsidiar el déficit que supuestamente tiene Transmilenio, déficit que ellos mismos han dejado claro que no es en la operación de los buses rojos, sino del Sistema Integrado de Transporte y ese servicio no se presta acá, entonces por qué el municipio tendría que entrar a subsidiarlo”.

Tal como lo manifestó Mendez, hablar del tema es complicado ya que se suman a este otros factores que han dificultado en alguna medida el trabajo que se desarrolló y se pretende desarrollar con la empresa Transmilenio.

Este es un espacio de opinión: Este espacio que busca crear un foro de construcción social, de convivencia y reflexión, no es un escenario de ataques al pensamiento contrario. Las opiniones expresadas en los comentarios o artículos de opinión no reflejan el pensamiento o filosofía de PeriodismoPublico.com que no se hace responsable por las consecuencias que ellas pudieren acarrear a favor y/ o en contra de otros usuarios o de terceros, ni garantiza su calidad o idoneidad.