Barrio La Amistad lleva esperando más de siete años la construcción de su polideportivo

Sábado 20 de abril de 2019




La junta de acción comunal del barrio La Amistad ya no sabe qué hacer para que la administración municipal o la entidad correspondiente ayude a gestionar trámites para un área común del barrio, hecho que entorpece un proyecto de polideportivo que beneficiaría a cerca de quince barrios aledaños. Mientras tanto los problemas de contaminación, consumo de estupefacientes y robos se han convertido en el pan de cada día en este sector de la comuna dos de Soacha.

Vecinos del sector indican que ni la Alcaldía ni la Gobernación han invertido o facilitado las gestiones en las áreas de cesión del barrio La Amistad, en donde hace aproximadamente 7 años se hizo el proceso de entrega de escrituras para demostrar que el área común es completamente legal. Se le ha dicho a la comunidad que a futuro está planeado un megaproyecto en el parque La Amistad para mejoras del espacio, con las cuales se pretende construir un polideportivo que favorece alrededor de 15 barrios aledaños.

La junta de acción comunal siente que las autoridades competentes han sido negligentes en el proceso y se ha retrasado por mucho tiempo el proyecto; la información que según reciben es que a los abogados de la administración se les acabó el contrato y no se lo han renovado, por tal motivo el proceso no avanza y por consiguiente hasta que no se legalice dicho proceso el megaproyecto para el polideportivo no se podría llevar a cabo.

"Uno de los problemas que más afecta a los vecinos es que los dueños de los perros del sector sacan los animales al parque y no recogen el excremento, impidiendo que los niños y ancianos paseen libremente en el espacio afectando el buen ambiente", manifestó Martha Patricia, habitante del sector.

Así mismo, la venta de estupefacientes en el parque continúa, por eso la administración instaló una cámara domo para la vigilancia del sector, pero ha sido nula hasta el momento ya que hace meses no funciona.

A lo anterior se suma que la malla vial lleve años deteriorada, puesto que ni las administraciones de turno, ni las entidades competentes se hacen presentes. La junta de acción comunal del barrio se pregunta qué está pasando con la plata de los impuestos ya que no se ve reflejada y por consiguiente el barrio no puede avanzar ni siquiera en proyectos comunitarios por la falta de apoyo a las gestiones administrativas.

Angélica Rakejo Villamil

Este es un espacio de opinión: Este espacio que busca crear un foro de construcción social, de convivencia y reflexión, no es un escenario de ataques al pensamiento contrario. Las opiniones expresadas en los comentarios o artículos de opinión no reflejan el pensamiento o filosofía de PeriodismoPublico.com que no se hace responsable por las consecuencias que ellas pudieren acarrear a favor y/ o en contra de otros usuarios o de terceros, ni garantiza su calidad o idoneidad.