Casa de la Justicia en Soacha

Sábado 10 de noviembre de 2018, por José Ignacio Galarza Mayorga




Es una de las brillantes obras llevadas a cabo por el exalcalde Juan Carlos Nemocón, e invertidos más de dos mil millones de pesos, ahora sin terminar, y abandonada. Se construyó en Compartir y comenzó en 2.013, con la promesa de entregarla en 2.015. Su estado es lamentable y la actual administración no le invierte un centavo para su recuperación.

Cuentan los líderes de la zona que a través del Contrato de obra 782 de 2.013 se acordó la construcción y se firmó por $1.300 millones, pero no cubría las terminaciones referentes a la adecuación del espacio público alrededor de la edificación y en la zona en la que está ubicada, por lo que fue necesario adicionar 647 millones más.

El pasado 19 de mayo de 2.015, la administración municipal decidió, después de 9 prórrogas, liquidar el contrato y la obra quedó en un 86% de ejecución. Hoy se encuentra abandonada, sin acabados, ni servicios públicos y es necesario licitar para terminarla.

El pasado 19 de mayo de 2.015, la administración municipal decidió después de 9 prórrogas al contratista, liquidar el contrato y la obra quedó en un 86% de ejecución. Hoy se encuentra abandonada, sin acabados y es necesario volver a licitar para terminarla, y está convertida en un atracadero a menos de 10 metros de la Estación de Policía.

Gran trabajo el de la administración de Nemocón, y ni siquiera está preso o embargado, pero la obra sí se convirtió en un atracadero, con un costo de 2.000 millones de pesos. Se inició en 2.013 con la promesa de entregarlo en 2.015, pero la administración no le invierte un centavo. Elefante blanco. No se sabe exactamente en qué manos.

¿Qué pasó con este y otros casos?, ¿acaso se investigó también el famoso Festival del Sol y de la Luna? ¿En que se invirtió? ¿Se pagaron los intereses? ¿Y la maquinaria abandonada qué? ¿Y el dinero de la fiesta qué? ¿Es que $357.756.500 no significan nada? ¿Acaso con la destitución del cargo del Director de Cultura de la Secretaría de Educación se arregló todo? ¿Acaso con la destitución del funcionario que manejó la fiesta terminó todo? Y el Secretario de Educación, brillante asesor del Presidente de Estados Unidos, Juan Miguel Méndez Molano, ¿lo arregló todo, con su costumbre de decir mentiras y escribirlas para justificar lo injustificable se fue de rositas y arregló todo con el Alcalde Nemocón? Y aquí una mentira más, porque el empleado a quien se le encargó de dirigir la fiesta acordada, ya no era empleado de la Secretaría de Educación, porque su Jefe lo había destituido, no sé el motivo, y terminada la famosa fiesta puso pies en polvorosa.

Naturalmente que la Secretaría de Educación, representada en la época por su titular Juan Miguel Méndez Molano, dio clara muestra de la capacidad que solo le servía para asesorar al Presidente de los Estados Unidos, como pregonó durante su permanencia en el cargo que le quedó pequeño, como lo hacía saber a todo aquel con quien hablaba, porque solo había nacido para ello. Pero actividades como la que venimos comentando son las que dan lugar a la irresponsabilidad que exhiben algunos funcionarios, como el señor Méndez Molano, que desde su empleo creen que son los propietarios de los bienes Municipales y jamás funcionarios como él, y que debía rendir el informe correspondiente, como empleado de la Secretaría de Educación de Soacha. Y explicar las razones de la pérdida de $357.756.500, propiedad del Municipio. ¿O acaso tal informe lo entregó al Alcalde Nemocón?
Termino aquí diciendo que para poder lograr todo lo que la historia nos encomienda, en Soacha, hay que seguir plenamente el pensamiento en tiempos de guerra de Inglaterra, Winston Churchill, cuando señalaba: “Nunca llegarás a tu destino si te detienes a arrojarle piedras a cada perro que te ladre”.

José Ignacio Galarza M.

Este es un espacio de opinión: Este espacio que busca crear un foro de construcción social, de convivencia y reflexión, no es un escenario de ataques al pensamiento contrario. Las opiniones expresadas en los comentarios o artículos de opinión no reflejan el pensamiento o filosofía de PeriodismoPublico.com que no se hace responsable por las consecuencias que ellas pudieren acarrear a favor y/ o en contra de otros usuarios o de terceros, ni garantiza su calidad o idoneidad.