La mujer de Soacha que fue arrollada por un bus de Transmilenio en la estación Ricaurte

Sábado 15 de diciembre de 2018




Maribel Forero, una mujer de 52 años que residía en Soacha, jamás se imaginó que por la imprudencia de los usuarios de TransMilenio fuera a encontrar la muerte. Sucedió la noche de velitas cuando regresaba de Bogotá y se encontraba en la estación Ricaurte, pero desafortunadamente fue empujada por la multitud y un bus la arrolló.

JPEG - 38.6 KB
Maribel_Forero_Soacha

Maribel Forero madrugó, como todos los viernes, a su grupo de oración. Iría a la reunión y luego llevaría a su hermana, que vive en el barrio Villa Alsacia. Después regresaría a Soacha para celebrar el día de velitas junto a sus hijos.

Después de compartir con su hermana se hizo de noche. Las calles y los buses de Bogotá estaban abarrotadas de gente, eran muchos los que seguramente también querían celebrar. Maribel estaba en la estación de TransMilenio Ricaurte. A eso de las siete de la noche uno de los buses se varó y la estación se empezó a llenar más y más. Fue tanta la presión de la gente que ella se cayó de la estación. Las puertas estaban abiertas y en ese instante pasó un bus y la arrolló. Jonathan, un joven que estaba allí, bajó para auxiliarla. Maribel todavía estaba consciente, pero no encontraba su celular. Le pidió que llamara a su hijo menor, a Cristian, ese número se lo sabía de memoria. Estaba muy grave. Perdía mucha sangre.

Cristian estaba en Soacha junto a su hermana Laura cuando recibió la noticia. “Su mamá acaba de sufrir un accidente. Estamos esperando a que llegue la ambulancia. Apenas sepa le aviso a dónde la van a llevar”. No saben cuánto tiempo pasó después de la llamada, lo que sabían era que su mamá estaba consciente. Finalmente llegó la ambulancia y la llevó al hospital San José. Jonathan la acompañó. “No se preocupen que no la dejo sola hasta que ustedes lleguen”, les dijo. Cuando Cristian llegó, le dijeron que no había mucho por hacer. Le hicieron varias cirugías. El bus le había tomado las piernas y se reventaron varias venas. No resistió. A las 11:30 de la noche Maribel falleció.

GIF - 57.5 KB
www.via40express.com

El hermano de Maribel, Alejando Forero, aseguró que “hubo varias fallas del sistema: que las puertas estuvieran abiertas, que no hubiera nadie que controlara a la multitud, que la ambulancia llegó una hora después. El mismo conductor me dijo que cuando llegó no lo iban a dejar pasar porque la gente estaba protestando por la tardanza”.

Lo mismo dijo Lucía, la hermana de Maribel, quien fue la primera en denunciar lo sucedido. “La muerte de mi hermana no puede quedar impune. Alguien tiene que responsabilizarse por las fallas del sistema de TransMilenio”, aseguró.

El hijo menor de Maribel, Cristian, sostuvo que una de las cosas que más le molesta es que ese día TransMilenio aseguró que había un bus varado y que ese era el motivo de la congestión en Ricaurte. Además encontró que en varios medios de comunicación apareció la noticia del bus varado, pero nunca se reportó que su madre había muerto por ese incidente.

TransMilenio dijo que “lamenta el accidente ocurrido el pasado viernes 7 de diciembre en la estación Ricaurte en el que la señora Maribel Forero perdió la vida”. Agregó que la entidad está atenta a la respuesta que arroje la investigación por parte de las autoridades competentes.

Según relató TransMilenio, efectivamente se varó un bus a las 7 de la noche, lo que causó el trancón y media hora más tarde se presentó el accidente que en su momento reportaron como “persona lesionada”. Esta no es la primera vez que ocurren accidentes de este tipo. Tan solo en la última semana tres personas fallecieron en circunstancias similares. En dos casos se trató de riñas entre personas que causaron la caída de algunas de las estaciones. También fallecieron. El tercero, el de Maribel, es materia de investigación.

“Trabajamos de manera coordinada con la Secretaría de Seguridad del Distrito y la Policía para reforzar las estaciones y portales del Sistema con el propósito de que sean espacios más seguros para los usuarios y brindar una mejor prestación del servicio”, reportó TransMilenio.

Así mismo, invitaron a los usuarios para que hagan un uso adecuado de las puertas de las estaciones para evitar la ocurrencia de accidentes en el sistema: “Todos los días se hace mantenimiento y reparación de estas, pero es necesario que los usuarios las usen de manera adecuada, sin forzar su apertura porque esto genera daños en los mecanismos que las controlan”.

Maribel tenía 54 años. Era ama de casa. Tenía tres hijos: Cristian, de 23, Laura, de 27, y Gerardo, de 29. Todos son maestros. Laura había llegado al país hace unos días para estar con su madre en este proceso: “Solo pude estar con ella tres semanas”, lamentó la joven.

Maribel era católica y muy activa con la iglesia. También asistía a grupos de oración evangélicos y participaba en obras que ayudaran a su comunidad. “Ella era una mujer de Dios. Creo que su muerte va a servir para marcar un precedente de que estos accidentes se pueden evitar. La muerte de mi mamá tiene que servir para salvar otras vidas, no puede ser en vano”, concluyó Cristian.

Tomado de: semana.com

Este es un espacio de opinión: Este espacio que busca crear un foro de construcción social, de convivencia y reflexión, no es un escenario de ataques al pensamiento contrario. Las opiniones expresadas en los comentarios o artículos de opinión no reflejan el pensamiento o filosofía de PeriodismoPublico.com que no se hace responsable por las consecuencias que ellas pudieren acarrear a favor y/ o en contra de otros usuarios o de terceros, ni garantiza su calidad o idoneidad.