La tortura de la movilidad para los ciudadanos de Soacha

Miércoles 18 de abril de 2012, por William Marlon López Silva




Los ciudadanos que diariamente hacemos nuestro desplazamiento entre Soacha y cualquier destino en Bogotá, sea que nos movilicemos a pie, en bicicleta, moto, automóvil particular o de servicio público, coincidimos en la inconformidad que cada vez nos produce la tortuosa marcha hacia Bogotá.

En ocasiones cuando en hora pico (6-9am) detienen los tracto-camiones y demás vehículos de carga pesada, se “despeja” la única vía de salida que tenemos (la autopista sur) y fluye un poco el tráfico, pero este “beneficio” no es continuo y lo usual es encontrar el taponamiento que cada vez eleva más el tiempo de desplazamiento, haciendo más larga la espera para salir de Soacha e ingresar a los trancones de Bogotá. Es así que hasta hace un tiempo la demora promedio entre Soacha y el portal del sur en condiciones de trancón, era de 45 minutos, ahora ya hemos alcanzado una nueva marca, 90 minutos. Ya hay decisiones, así algunos optaron por desembarcar de los buses y caminar hasta Bosa, invirtiendo en promedio 40 minutos, a otros, la bicicleta les permite arribar a sus trabajos empleando ente 60 y 90 minutos, que en últimas es el mismo tiempo del trancón hasta el portal. Otros usan la moto que les asegura un desplazamiento de entre 45 y 60 minutos, según sea el lugar de destino, en estas modalidades de desplazamiento la incomodidad en estos tiempos de lluvias es evidente, pero estoicamente se acepta el sacrificio. Los automovilistas privados optan por mandar sus carros a las destapadas vías, llenas de huecos y lodo, que permiten la huida del trancón por las denominadas “paralelas” de la autopista sur, así: al occidente por el sector de la comuna cinco, San Mateo, Quintanares, borde de Cazuca o al oriente de la autopista, por el barrio La amistad, el León Trece, La Despensa, “ahorrándose” no menos de 40 minutos del trancón, pero exponiendo la suspensión de los vehículos por el pésimo estado de estos carreteables.

A todo ello no queda más que admirar la inmensa capacidad de aguante y sacrificio de nuestras comunidades, que debido al auge en la construcción de nuevas viviendas, siguen creciendo para beneplácito de nuestros políticos, paciencia que esperamos sea aún mayor, porque al asunto de la movilidad no parece tener solución a corto plazo.

Finalmente encuentro valido formular una pregunta a nuestra dirigencia, que quizás muchos no hacemos y es ¿Por qué en hora pico (6 a 9am), no se habilita el contraflujo de un carril por la autopista sur y se habilita también la vía construida de lo que en un futuro muy lejano, será para la movilidad exclusiva de Transmilenio? Porque de esta manera como está probado, todos los fines de semana, mejora el tránsito vehicular hacia Bogotá y muchos ciudadanos de Soacha mejoramos nuestra calidad de vida, y no habrá necesidad como hasta ahora, de poner los relojes despertadores desde las 3 am., para aspirar a conservar los puestos de trabajo y cupos en las Universidades Publicas de la Ciudad de Bogotá, que aún nos ofrece la oportunidad de trabajar y pagar los impuestos, ya que Soacha es claro, se perfila a toda marcha para seguir creciendo como ciudad dormitorio, con el apoyo indiscutible de nuestras autoridades, que aunque solo cuando nos visitan para Despachar desde sus oficinas en Soacha, en ocasiones también se ven afectadas por su genial invento.

Posdata : Lastimosamente, siguen vigentes nuestros comentarios formulados en
http://www.periodismopublico.com/Transmilenio-para-Soacha
http://www.periodismopublico.com/Sueno-incumplido-o-Pesadilla-real

Este es un espacio de opinión: Este espacio que busca crear un foro de construcción social, de convivencia y reflexión, no es un escenario de ataques al pensamiento contrario. Las opiniones expresadas en los comentarios o artículos de opinión no reflejan el pensamiento o filosofía de PeriodismoPublico.com que no se hace responsable por las consecuencias que ellas pudieren acarrear a favor y/ o en contra de otros usuarios o de terceros, ni garantiza su calidad o idoneidad.